Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Economía

Unos 95 mil contratos están sin reactivar y se analiza extender el decreto que los mantiene suspendidos

Hasta la fecha, unos 96,066 contratos han sido reactivados, es decir un 34% de los 281 mil que fueron suspendidos por la paralización de las actividades económicas debido a la pandemia de la covid-19

Medidas contra COVID-19 en Panamá
La lenta reactivación de los contratos laborales, podría complicar aún más la delicada situación económica del país, cuyo PIB cayó 38.4% en el tercer trimestre de 2020.Aris Martínez | La Estrella de Panamá

Unos 96,066 contratos han sido reactivados hasta el corte de este miércoles, 25 de noviembre, es decir un 34% de los 281 mil que fueron suspendidos por la paralización de las actividades económicas debido a la pandemia de la covid-19, confirmó hoy la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral Doris Zapata.

Esto significa que todavía hay unos 95,785 trabajadores que no han podido retornar a sus trabajos, por lo que la reactivación de contratos que se tiene hasta el momento no ha sido la prevista para estos meses. Tras la reactivación económica, el gobierno esperaba tener 180,000 reactivados.

Una situación que podría complicar aún más la situación económica del país, cuyo PIB cayó 38.4% en el segundo trimestre de 2020, según el último reporte de la Contraloría General de la República. Mientras que el Mitradel estimó hace unos meses que la tasa de desempleo se podría elevar hasta el 25%, si todo marchaba como lo planeado. 

“No debemos desconocer que este proceso de retorno gradual no ha sido el esperado”, afirmó Zapata en Televisora Nacional, explicando que esto ha sido así porque “las empresas que están reactivando sus contratos lo están haciendo con un número limitado de los trabajadores, mantienen trabajadores suspendidos, en algunos casos por el cumplimiento de los aforos correspondientes o por la capacidad en los espacios laborales que tiene cada una de estas empresas”, en lineamiento con los protocolos de bioseguridad establecidos por el Ministerio de Salud (Minsa).

Los contratos de las actividades relacionadas al comercio al por menor y al por mayor son las que en su mayoría se  han reactivado. Semanalmente se reactivan unos 5,400 contratos laborales, lo que representa alrededor de 23,200 mensualmente, mostrando una baja en Bocas del Toro, Chiriquí y Veraguas en este proceso, explicado no solo por las inundaciones sino también por el aumento de covid-19 en algunas de las regiones.

El panorama para el sector laboral no se pinta nada favorable para finales de este año 2020 ni inicios del 2021. Y es que mientras muchos trabajadores esperan ser llamados por su empleadores para retornar a sus puestos laborales antes de que venza la ley temporal 157, el 31 de diciembre que se avecina, el gobierno ya analiza la posibilidad de extender el decreto de suspensión de los contratos.

“Estamos planteando en efecto la posibilidad de hacer la prórroga de las suspensiones de contratos”, adelantó Zapata; sin embargo, “esto debe ser reglamentado y controlado, porque no es la misma situación de la micro, pequeña y mediana empresas que la gran empresa”.

Pero, “para hacer las prórrogas  tenemos que establecer porcentajes y el mecanismo de cómo vamos a ir reactivando a cada uno de estos trabajadores”, afirmó Zapata; pero para hacer efectivo este proceso se debe cumplir algunos requisitos y verificar la situación de las empresas y de los trabajadores que tienen ocho meses con sus contratos suspendidos. 

"Debe haber una proporcionalidad, una claridad en cuales son las actividades que tienen mayor impacto que otra, como el sector turismo, restaurantes”, aunque "hay un grupo de empresas que todavía mantienen sus actividades cerradas por indicaciones de las instancias de Salud, entre ellas todas las actividades educativas, bares, discotecas, patronales y ferias", los cuales podrían considerar la prórroga de la ley de suspensión  de contratos. 

“Este sector mantiene alrededor de 20 mil contratos suspendidos y  tenemos que hablar y considerar prórrogas a suspensiones de estas actividades que están cerradas aún por instrucciones de Salud”, subrayó Zapata.

También reconoció que hay situaciones de trabajadores que están suspendidos desde hace ocho meses en empresas y actividades económicas que ya están reactivadas. Es estos casos dijo que es “imprescindible” distinguir las actividades y los tipos de empresas, porque “no es lo mismo una empresa que abrió hace tres meses que una que abrió sus actividades hace seis meses”.

Por otro lado, “tampoco tenemos que dejar de lado resolver el aforo de cada una de la empresas. Estas son las cosas y los escenarios que hemos planteado y donde tenemos una propuesta y que vamos a iniciar”, pues están conscientes de que hay empresas con dificultades para abrir al 100%.

Adelantó que el martes pasado llamaron a todos los sectores para conversar y conocer todos los escenarios de manera separada. “Nos vamos a reunir primero con los que estuvieron representados en la mesa del dialogo que también son parte de la comisión tripartita, pero lo vamos a hacer de forma separada inicialmente y pensamos que definitivamente de esas reuniones que vamos a tener viernes y lunes vamos a poder entonces establecer la necesidad de sentarnos en una mesa, para compartir todos los escenarios”, dijo.

Zapata señaló que es importante establecer los escenarios y los planes B, pero también alternativas, entre las cuales el gobierno ha planteado iniciativas para que tanto las empresas como a los trabajadores no sean desprotegidas, relacionados con algunos préstamos.

“Vamos a legislar para asegurar el empleo y la estabilidad de la empresas, pero también vamos a legislar para asegurar el pago de las prestaciones y liquidaciones en los caso que se puedan dar para poder que los trabajadores no queden desatendidos”, aseguró Zapata.

Señaló que se han analizado los escenarios de forma global, incluso los fondos de cesantías, sin embargo, la información que recibieron cuando estuvieron realizando algunas propuestas es que 3,000 empresas solamente han cumplido con el fondo de cesantías, lo cual para el Mitradel es “crítico” porque esto está establecido y les hubiese permitido presentar algunas soluciones o alternativas en función de garantizar algunos pagos de los trabajadores.

Igualmente, reiteró que para las empresas es imprescindible cumplir los protocolos de bioseguridad porque ello garantiza también que puedan seguir sus actividades y el proceso de reapertura.

Informó que en el Mitradel han establecido un equipo élite para poder trabajar y han ampliado una oficina solo para revisar cada uno de los temas de las reactivaciones y los contratos que hay en la Dirección de Trabajo y se están preparando para las decisiones van a tomar en coordinación con cada uno de los sectores y que esperan luego de estas reuniones hacer la presentación.