Temas Especiales

13 de May de 2021

Economía

Fitch advierte que en 2021, las finanzas de la banca latina podrían descarrilarse aún más

El efecto se debe a la débil recuperación económica con 4.4% de crecimiento en 2021, luego de una fuerte contracción del 6.9% por la covid-19

En 2021, la capacidad de pago de los prestatarios estará debilitada por el alto desempleo en la región.Archivo | La Estrella de Panamá

Las consecuencias económicas de la covid-19 continuarán pesando sobre el desempeño financiero de los bancos latinoamericanos (LatAm) en 2021, la mayoría de los cuales se mantienen en una perspectiva de calificación negativa, en línea con las Perspectivas de Calificación Soberana de la Región y las Expectativas de Presiones sostenidas en los entornos operativos, dijo la calificadora de riesgo Fitch Ratings en un nuevo informe, Perspectivas 2021: Bancos de América Latina.

En su reporte, la calificadora de riesgo soberano destacó que lo anterior refleja la débil recuperación económica de la región de solo un 4.4% de crecimiento en 2021, luego de una fuerte contracción del 6.9% producto de los efectos de la covid-19.

Fitch no espera que la capitalización y la liquidez disminuyan drásticamente el próximo año para los sistemas bancarios más grandes de la región, como Brasil y México. Sin embargo, es probable que la calidad de los activos se deteriore aún más, mientras que la rentabilidad seguirá siendo baja en relación con las tendencias históricas, ya que los préstamos y la generación de ingresos serán anémicos.

Mediante su reporte, Fitch adelantó que espera "que las quiebras en Brasil se concentren en las pequeñas y medianas empresas (pymes), mientras que la producción económica de México podría permanecer por debajo de los niveles anteriores a la crisis hasta 2023, lo que mantendrá las presiones sobre el desempeño de la banca comercial".

Proyectan que un resurgimiento prolongado de la pandemia descarrilaría la recuperación de LatAm y debilitaría las métricas financieras bancarias en relación con las tendencias históricas y los índices de referencia de calificación. 

"Una política monetaria acomodaticia sostenida, si bien respalda la recuperación económica, ejercerá una mayor presión sobre el desempeño de los bancos. La interferencia política en algunos sistemas bancarios (ya sea requiriendo extensiones de plazo y/o implementando topes a las tasas de interés) también aumentará los costos crediticios finales y/o reducirá la disponibilidad de crédito", destacó Fitch.

No obstante, la calificadora reconoce que "si bien las medidas regulatorias de indulgencia han amortiguado el impacto de la pandemia de coronavirus, la mayoría  expirará entre diciembre de 2020 y junio de 2021". 

Lo anterior, aclaró, "conducirá a un deterioro en la calidad de los activos y la rentabilidad, ya que la capacidad de pago del prestatario se verá debilitada por el alto desempleo sostenido, el aumento de las quiebras y la eliminación gradual de varios programas de apoyo del gobierno".

En esta misma línea, se apuntalará a un deterioro de la calidad de los activos y la rentabilidad, en particular, ya que la capacidad de reembolso de los prestatarios se verá debilitada por las altas tasas de desempleo sostenidas, el aumento de las quiebras y la eliminación gradual de varios programas de apoyo del gobierno. A nivel de país, solo Chile y Guatemala tienen perspectivas sectoriales estables.

Además de la Perspectiva de Calificación Negativa, la perspectiva sectorial de Fitch para 2021 para los bancos latinoamericanos está empeorando. "Esperamos que la tibia recuperación económica de la región en 2021, luego de una de las peores recesiones regionales en el mundo, respalde un mayor deterioro en la generación de negocios y las perspectivas de ingresos para la mayoría de los sectores bancarios de la región", destacó en el reporte divulgado este miércoles.

Según Fitch la calificación de la banca latinoamericana sigue siendo negativa. Actualmente, el 76% de las calificaciones de incumplimiento de emisor a largo plazo (IDR) de los bancos de LatAm tienen perspectivas de calificación negativas o están en observación de calificación (cuatro bancos), el 14% tiene perspectivas de calificación estable, ninguno tiene perspectivas de calificación positivas y el 7% no tiene perspectivas de calificación ya que son calificaciones de grado altamente especulativo.

La situación sanitaria en la región y que se proyecta impactará en 2021 aún es preocupante. Hasta este 8 de diciembre en América Latina y el Caribe, según el recuento del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, en la región habían 13.6 millones de casos confirmados, 462,233 muertos y 11.9 millones de recuperados de la covid-19.