Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Economía

Menores de 14 años representan más del 10% de embarazos adolescentes en Panamá

El embarazo en las niñas constituyen "la expresión más clara y más cruel de la violencia basada en género", concluye un estudio

Mides crea unidad para atención de menores embarazadas
El Minsa considera embarazo adolescentes hasta los 19 años de edad.Archivo / La Estrella de Panamá

Las mujeres, niñas y adolescentes en Panamá están en mayor situación de vulnerabilidad y desventaja en materia de violencia basada en género, empoderamiento económico, seguridad alimentaria, participación política y representatividad, concluye el nuevo “Perfil de Género de Panamá”, presentado este jueves 4 de marzo.

Uno de los datos más impactantes que desnuda este análisis tiene relación con el embarazo en adolescentes, cuyas cifras indican que “lejos de disminuir ha ido ligeramente subiendo”, alertó el gerente de programas de Unicef, Javier Córdoba, en el marco de la presentación del informe.

“Las niñas menores de 14 años representan más del 10% del porcentaje de embarazo adolescente en el país, pese a que en las leyes de Panamá esto está constituido como delito”, señaló Córdoba.

Mayra Inés Silvera, renunció a su cargo de directora de la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf),

Mayra Inés Silvera renuncia a la Senniaf tras altercado con el Defensor del Pueblo

Lee más

Se estima que entre 2014 y marzo de 2020 más 60 mil niñas y adolescentes —entre 10 y 19 años de se edad— se embarazaron, según cifras del Ministerio de Salud (Minsa).

Los números son alarmantes y toman especial relevancia en estos momentos en que el país se encuentra envuelto en un escándalo por supuestos abusos y violaciones a menores acogidos en albergues.

“Estas niñas han sido víctimas de abuso sexual; por ello también podríamos concluir que el embarazo adolescente y en especial en las niñas constituye seguramente la expresión más clara y más cruel de la violencia basada en género”, alertó el representante de la Unicef sobre lo que concluye el informe.

Peor aún, subrayó, las niñas y adolescentes tampoco están exentas de ser víctimas de femicidio. “Si bien la mayor cantidad de víctimas tienen entre 18 y 45 años en el país, en los últimos 5 años, 18 niñas y adolescentes perdieron la vida a causa de la violencia doméstica y la violencia machista”, lamentó.

Capturan a mujer presuntamente vinculada a irregularidades en un albergue

Aprehenden a dos mujeres presuntamente vinculadas a caso albergues

Lee más

Otra brecha que se identificó es la desigualdad que persiste en las oportunidades de estudios en la etapa inicial de educación. “Si bien la matrícula a nivel de estudios secundarios y universitarios registra una mayor participación de las adolescentes y las mujeres que de los varones, se nota una brecha en el ámbito de nivel prescolar”.

En los primeros años de acceso a la educación, “hay una mayor participación de niños que de niñas, en especial en las zonas de mayor situación de vulnerabilidad o de pobreza como pueden ser Darién, Colón y las comarcas”, añadió.

El estudio también explora los roles de las mujeres y los hombres dentro de la sociedad, que son los establecidos por los patrones sociales y culturales tradicionales.

En ese sentido, resaltó que “en el perfil se puede observar cómo las niñas se mantienen rezagadas dentro de los aprendizajes de las áreas de difícil acceso e indígenas, donde asumen ese rol de cuidado y de las tareas del hogar, mientras que los varones, durante los años que le correspondería asistir a la educación premedia y media, son incorporados antes de tiempo al mercado laboral como una forma de satisfacer las necesidades familiares, como sabemos dicta su rol tradicional, como proveedor del hogar”.

Concluyó que en el perfil hay muchos más datos que muestran los desafíos y las diferentes brechas existentes en el país, y que el compromiso de Unicef es trabajar de forma decidida y prioritaria con el Sistema de Naciones Unidas en ámbito del grupo interagencial de género, con la sociedad civil, con la academia y, por supuesto, en apoyo de las instituciones del Estado, para lograr de alguna manera contribuir a cerrar esas brechas de género que todavía no permiten la garantía plena de los derechos de las niñas, niños y los adolescentes del país.

“El perfil analiza la desigualdad de género a través y a lo largo del ciclo de vida y en ese sentido plantea algunos de los desafíos y retos que tiene la niñez y la adolescencia en el país”, puntualizó Córdoba.

El “Perfil de Género de Panamá” es una herramienta global elaborada por ONU Mujeres y que en Panamá acoge el Grupo Interagencial de Género, con la participación de 5 de las agencias, fondos y programas del Sistema de las Naciones Unidas (FAO, PNUD, Unicef, Unfpa y ONU Mujeres) y la colaboración de la Oficina de la Coordinación Residente de las Naciones Unidas.