28 de Sep de 2021

Economía

Apede pondrá sobre la mesa el papel del cumplimiento del SPNF para salir de la lista GAFI

El tema será abordado en el primer Congreso para Sujetos no Obligados No Financieros virtual, que tendrá lugar el próximo 9 y 10 de junio de 2021

Ciudad de Panamá panorámica
Panamá se mantiene en la lista gris de paraísos fiscales desde febrero pasado. No ha podido salirse desde 2019.Archivo | La Estrella de Panamá

La Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas pondrá sobre la mesa la relevancia del cumplimiento del Sector Público No Financiero (SPNF) para salir de las listas del Grupo de Acción Financiera (GAFI) en el primer Congreso para Sujetos no Obligados No Financieros que se llevará a cabo de manera virtual, los próximos 9 y 10 de junio.

Para la World Compliance Association (WCA, en inglés) , auspiciadores del evento, el congreso de la Apede “es de importancia capital para un sector (SPNF) que históricamente no ha tenido mayores exigencias regulatorias salvo la constitución de una sociedad y la solicitud de un aviso de operación”.

Sin embargo, “la cuestión de culturización es titánica, máxime que es un sector heterogéneo que abarca desde la venta de automóviles de segunda hasta las notarías, pasando por abogados y contadores”, señalan en una entrevista el presidente de World Compliance Association (WCA), Tabaré Albarricini; y el vicepresidente, José Ledezma.

Por consiguiente, “el hecho de que Apede, con su papel preponderante dentro del quehacer económico nacional, tenga esta iniciativa, se configura en un paso vital y confirma el compromiso de quienes dirigen el día a día de grandes empresas con el cumplimiento de la Ley, las buenas prácticas internacionales y la defensa del país como un Estado que cumple con la regulación vigente”.

Respecto al papel que juega el Sector No Financiero dentro de la calificación del país en listas internacionales, aseguran que Panamá, por su Centro Bancario, tiene un sistema robusto de cumplimiento en el sector financiero y es “referencia regional”, no solo por los requisitos para iniciar una relación contractual sino por la experticia del personal de cumplimiento y el acceso a programas informáticos de avanzada.

No obstante el Sector No Financiero, como ya lo han comentado, “no” ha tenido las mismas exigencias regulatorias hasta el año 2015, por lo que “en las calificaciones internacionales se podría inferir que la ley es letra muerta en muchos casos”.

Por lo tanto, la iniciativa de Apede pone sobre la mesa todas las opciones posibles para el sector, incluyendo la tercerización de las funciones de cumplimiento, con el propósito de que este sea un valor agregado para obtención de crédito y no un tema burocrático adicional. “No solo sería una ventaja competitiva aislada para una empresa si no para el país entero en las calificaciones internacionales”, afirman.

Sobre el rol de la Superintendencia de Sujetos Obligados No Financieros, para Albarricini y Ledezma, “la supervisión efectiva es clave para un desarrollo sostenible y armónico de la nueva regulación y sus respectivos obligados”.

Indican que dentro del ambiente regulatorio del país hay tres Superintendencias (Bancos, Valores y Seguros) con amplia experiencia, y de la cual “la SPNF puede nutrirse de experiencias anteriores, con el objetivo de coadyuvar en el desarrollo del sector”.

Uno de los mayores retos de la SPNF es que al no ser el regulador primario, es decir, no es la entidad que emite una licencia para que opere una empresa, no tiene un control previo sobre todas las empresas que operan bajo su paraguas, por lo que consideran “que la SPNF debe apalancarse en la experticia de los distintos actores que conocen el día a día de cada sector para desarrollar las mejores políticas de supervisión aplicables”.

Los representantes del WCA también se refirieron al Sistema Privado y Único de Registro de Beneficiarios Finales y el cumplimiento de la recomendación 24 de la GAFI, y de acuerdo con su participación en congresos sobre jurisdicciones con plataformas de servicios similares a Panamá, consideran que “es un estándar internacional que llegó para quedarse y lo más difícil será el convencimiento de tanto el abogado como del cliente de que el anonimato del beneficiario final en documentos públicos permanecerá tal cual está ahora”.

“El SPNF jugará un papel preponderante en que el servicio societario de la plaza tenga plena confianza en que el sistema de registro es robusto para no incurrir en incumplimiento de la confidencialidad entre el abogado y el cliente subyacente, lo que a su vez satisface la exigencia internacional pero a su vez se mantiene el atractivo del servicio corporativo panameño”, puntualizan.

El pasado 25 de febrero, el GAFI actualizó su lista gris de países con deficiencias en el régimen de prevención del blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo, en la cual Panamá se mantiene desde su ingreso, en junio de 2019.

En su momento, el GAFI alentó a Panamá a continuar trabajando en la implementación de su plan de acción para abordar las deficiencias estratégicas antes mencionadas lo antes posible.

Recomendó al país ir fortaleciendo su comprensión del riesgo del lavado de activos y el financiamiento del terrorismo (LA/FT) de las personas jurídicas, como parte del sector empresarial e informando los hallazgos a sus políticas nacionales para mitigar los riesgos identificados.

Además, continuar tomando medidas para identificar a los remitentes de dinero sin licencia, aplicar un enfoque basado en el riesgo para la supervisión de las Actividades y Profesiones No Financieras Designadas (APNFD) y asegurar sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias contra las violaciones de lavado de dinero (ALD) y el financiamiento del terrorismo (CFT).

Asimismo, asegurar la verificación adecuada de la información actualizada sobre el beneficiario final por parte de las entidades obligadas y el acceso oportuno por parte de las autoridades competentes.