01 de Dic de 2021

Economía

El Comercio internacional, más resistente a la pandemia de lo que se esperaba

Tras haber caído un 5,3 % en 2020, el comercio en el mundo crecerá un 10,8 % en 2021, estimó el pasado mes de octubre la OMC

El Comercio internacional, más resistente a la pandemia de lo que se esperaba
El Comercio internacional, más resistente a la pandemia de lo que se esperaba.EFE

El Comercio internacional ha sido más resistente de lo que se pensaba al "shock" causado por la pandemia, ya que tras la interrupción inicial de los flujos comerciales, las cadenas de suministro se adaptaron rápidamente, aseguró hoy la Organización Mundial del Comercio (OMC) al presentar su informe anual.

Tras haber caído un 5,3 % en 2020, el comercio en el mundo crecerá un 10,8 % en 2021, estimó el pasado mes de octubre la OMC en una de sus actualizaciones de sus previsiones que, sin embargo, advirtió de que este positivismo no oculta una recuperación desigual según regiones y tensiones en las cadenas globales de suministro.

Según las proyecciones de la organización, el producto interior bruto (PIB) global, que el pasado año cayó un 3,5 % (según cifras del Banco Mundial), crecerá un 5,3 % en 2021, gracias en gran parte a la recuperación del comercio de bienes, que aumentará en un 8 %, mientras que el comercio de servicios se mantendrá deprimido (el turismo en particular).

Al analizar el estado del comercio internacional, el economista de la OMC y uno de los autores de la publicación, José Antonio Monteiro, señaló que el cambio climático se ha erigido sin duda en un factor de riego para los intercambios comerciales por el aumento de la frecuencia, intensidad y duración de los desastres naturales, mientras que los riesgos relacionados con accidentes tecnológicos o industriales se ha reducido.

El mayor cambio que ha coincidido con la pandemia ha sido la mayor incidencia de ciberataques y fraudes con datos, que los especialistas creen que irán en aumento.

Por otra parte, el aumento de la desigualdad, de la fragilidad de la economía y las incertidumbres políticas crecientes junto a las tensiones geopolíticas aumentan el riesgo de conflictos y violencia, con potenciales repercusiones en el comercio, señala Monteiro.

Según la OMC, hay una tendencia a mirar estos riesgos de forma separada, pero advierte de que en la medida en que pueden interactuar entre ellos se puede generar "un efecto cascada".

El análisis también constata que las turbulencias económicas del periodo de la pandemia han tenido un mayor impacto en los países en desarrollo, en particular en las países más pobres y pequeños.

Una de las razones ha sido la fuerte desigualdad en la distribución de las vacunas contra la covid-19, dijo la directora general de la OMC, la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala, en la presentación del informe.

De los 7.300 millones de dosis administradas hasta ahora, "sólo 0,6 % han ido a la gente en los países de más pobres, donde vive el 10 % de la población mundial, y esta situación hace que la recuperación económica sea frágil, por la amenaza de nuevas variantes", enfatizó.

Okongo-Iweala indicó que es hora de utilizar "todo el poder del comercio para acelerar la producción y distribución de vacunas que se necesitan para terminar con esta pandemia".

Sobre el cambio climático, la responsable de la OMC sostuvo que aunque los países tomen medidas para preservar sus cadenas de suministros de los shocks exteriores, el cambio climático está produciendo el efecto contrario, poniendo por ejemplo la producción agrícola de un país a la merced de los fenómenos meteorológicos extremos.

"La posibilidad de importar es un factor de resistencia importante para que las economías afronten la ruptura de suministros en sectores específicos, y por esta razón es que la integración comercial está asociada con una bajada de la volatilidad económica", recalcó.

El mundo se está enfrentando desde hace semanas a problemas en las cadenas de suministros globales tras la crisis provocada por la pandemia, y esto justamente en medio de un alza importante de la demanda por parte de los consumidores.

Esta situación ha llevado a que el último índice de confianza que elabora trimestralmente la OMC, haya bajado después de continuas subidas. El Barómetro de Mercancías, que por debajo de 100 puntos denota contracción en el comercio global, se situó este lunes en 99,5 puntos, lo que indica un freno en el crecimiento de los intercambios, después de 103,9 puntos en febrero, 109,7 en mayo y 110,4 en agosto.