Temas Especiales

23 de Ene de 2022

Economía

América Latina y el Caribe mantienen un pulso de recuperación desigual después de la pandemia

Las perspectivas surgen a raíz de los datos que recopiló el BM y el PNUD en 24 países, en áreas esenciales como el mercado laboral, los ingresos, entre otros 

Ciudad de Panamá. Covid. Pandemia.
La tasa de empleo regional está 11% por debajo de la tasa pre pandémica, y el 62% de la población en edad de trabajar está actualmente empleadaArchivo | La Estrella de Panamá

Para continuar monitoreando la manera en que la pandemia de la covid-19 afectó el bienestar de los hogares de la región, el Banco Mundial (BM) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) revelaron la segunda fase de la Encuestas Telefónicas de Alta Frecuencia (HFPS) que realizaron a 24 países de América Latina y el Caribe (ALC).

Los datos, recopilados entre mayo y julio de 2021, toman el pulso socioeconómico de los hogares y mide el bienestar de la región un año y medio después de la pandemia, en áreas importante como: el mercado laboral, los ingresos, la seguridad alimentaria, el acceso de los hogares a servicios básicos como: educación, salud, internet, y la equidad de género. “Todo con el fin de dar recomendaciones a los Gobiernos sobre el diseño de políticas públicas para nivelar las desigualdades y propiciar "un crecimiento más inclusivo y sostenible", reportó EFE.

Mercado laboral

El sondeo mostró que la región de ALC está saliendo de la crisis de la covid-19 con una economía debilitada, lo que limita la capacidad de todos los trabajadores para reingresar al mercado laboral. A medida que los países relajaron las medidas de confinamiento y avanzaron en sus campañas de vacunación, los niveles de empleo mostraron signos de recuperación. Sin embargo, los trabajadores de la región aún enfrentan desafíos para asegurar el empleo, por lo menos del mismo nivel que antes de la pandemia.

La tasa de empleo regional está 11% por debajo de la tasa pre pandémica, y el 62% de la población en edad de trabajar está actualmente empleada. Además de los niveles más bajos de empleo, también se produjo un deterioro de la calidad de los puestos de trabajo disponibles en el mercado laboral. En promedio, la formalidad cayó 5,3%, siendo Panamá, Nicaragua y Perú los que presentan las mayores caídas. La proporción de trabajadores autónomos aumentó del 15% al 21%, y la proporción de empleo en microempresas (aquellas con hasta cuatro trabajadores) aumentó en más de 8% en promedio. Muchos trabajadores también abandonaron la fuerza laboral por completo después de quedar desempleados, detalla el resumen de la la segunda fase de la Encuestas Telefónicas de Alta Frecuencia.

Al BM y al PNUD les preocupa que la calidad del empleo haya empeorado principalmente entre los grupos vulnerables: mujeres, en particular las madres con hijos menores de cinco años, ancianos y trabajadores con menor nivel educativo, ya que, además, estos fueron los más afectados por la pérdida de empleo por la pandemia.

Ingresos y seguridad alimentaria

Según la encuesta, "los resultados negativos del mercado laboral se reflejan en los ingresos de los hogares, ya que casi el 50% de todos los hogares de la región todavía lucha por alcanzar ingresos totales comparables a los niveles anteriores a la pandemia".

De acuerdo con el BM y el PNUD, este escenario de turbulencia económica para los hogares de ALC ha persistido a pesar de los intentos del gobierno de contrarrestarlo a través de expansiones en la cobertura y gasto de las transferencias sociales regulares y la introducción de transferencias de emergencia, que benefician en conjunto al 46% de los hogares de la región en la actualidad. “Todos los países parecen estar en peor situación después de la pandemia, y aquellos con mayor desigualdad y pobreza han sufrido los mayores aumentos de la inseguridad alimentaria”, advirtieron los organismos internacionales.

Educación

La encuesta reflejó que, en toda la región, la participación de cualquier actividad educativa es de 12% por debajo de la tasa de asistencia antes de la pandemia. Esto sugiere graves pérdidas de aprendizaje y un aumento de las tasas de deserción, con graves implicaciones para la acumulación de capital humano. Muchos países dependen en gran medida de las opciones de aprendizaje remoto para mantener a los niños involucrados, como Chile, Perú, Panamá y Ecuador.

Según los resultados de la encuestas, dado a conocer a travès de nota de prensa, "más de un año después de la pandemia, solo el 23% de los estudiantes de la región asiste presencialmente a la escuela. La menor participación en las actividades de aprendizaje y la baja asistencia presencial plantean riesgos importantes para los resultados del aprendizaje de los niños y la acumulación de capital humano".

"Estimaciones recientes revelan que los estudiantes de la región perdieron entre 12 y 18 meses de escolaridad. Los de niveles socioeconómicos bajos se vieron particularmente afectados, lo que sugiere efectos negativos duraderos sobre la movilidad social y la desigualdad", dice el documento.

Género

El BM y el PNUD explicaron que las brechas de género, en términos de pérdida de empleo, se ampliaron desde el inicio de la pandemia en 2020, especialmente para madres con hijos más pequeños (de 0 a 5 años). Desde 2021, las mujeres de la región tienen el doble de probabilidades que los hombres de haber perdido sus trabajos previos a la pandemia. Esto se explica en parte por la débil recuperación de sectores en los que predominan las mujeres: el sector servicios y otras actividades en las que la interacción personal es fundamental en este sentido.

“Desafortunadamente, más de la mitad de las mujeres que perdió su trabajo abandonó el mercado laboral por completo, lo que reduce significativamente la participación femenina en la fuerza laboral de la región”, señalaron ambos organismos, en nota de prensa, al tiempo que comunicaron que lo altos niveles de pérdida de puestos de trabajo están relacionados con el aumento de las responsabilidades domésticas, en particular la supervisión de las actividades educativas de los niños.

Salud

El acceso a servicios generales de salud mejoró, volviendo casi a niveles anteriores a la pandemia. A nivel regional, solo el 3,5% de los hogares no pudo acceder a servicios de salud cuando los necesitó en 2021. Esto muestra una mejora significativa en comparación con 2020, cuando el acceso a servicios de salud era muy limitado. Las tasas de vacunación mejoraron significativamente en la región, pero la duda para vacunarse sigue siendo una preocupación, particularmente en varios países del Caribe.

Según el BM y el PNUD, la demanda actual de servicios de salud preventiva indica que los hogares están regresando al sistema de salud de manera más amplia. Una pequeña proporción de hogares de la región (5%) buscó servicios relacionados con la covid-19, mientras que el resto buscó atención médica para asuntos no relacionados con la pandemia.