Una mujer al frente del reino automotriz

Por
Actualizado
  • 15/09/2014 02:00
Creado
  • 15/09/2014 02:00
Ser la cara de GM no es fácil en estos momentos

Mary Barra, madre de dos hijos y la primera mujer directora de General Motors (GM), permaneció sentada en silencio mientras los padres de 10 chicos muertos descargaban su dolor y su ira contra ella. Todos eran extraños, pero compartían un vínculo trágico: sus seres queridos murieron en un vehículo de GM.

Los jóvenes conductores perdieron el control, las bolsas de aire no pudieron desplegarse, las llaves estaban en la posición de ‘accesorio’; todos conducían un Chevrolet Cobalt.

‘Me puse en sus zapatos y pensé que merecían ser escuchados’, dijo Barra a Forbes a finales de mayo, pocos días antes de que la empresa fuera emplazada a emitir un informe sobre la causa del desastre de los interruptores y sus planes para evitar que ocurriera de nuevo. ‘Fue muy difícil para ellos, y creo que necesitaban saber que a General Motors le importaba y que los escucharíamos’. Las familias querían poner un rostro detrás de las cifras —al menos 13 muertes en 31 accidentes— pero Barra, también, esperaba poner un rostro a lo que ella llama ‘la nueva General Motors’, una empresa que ha pasado buena parte de los últimos cinco años exudando una reputación de mala calidad y mala administración, por no hablar de la mancha que significó la quiebra de $50,000 millones, pagada con dinero de los contribuyentes.

Ser la cara de GM no es fácil en estos momentos. En lugar de celebrar su logro histórico como primera directora en una industria tradicionalmente dominada por hombres, una hazaña que la colocó en el número siete en la lista de las mujeres más poderosas del mundo de Forbes en 2014, Barra, de 52 años, se enteró del retiro de unidades el 31 de enero, sólo dos semanas después de asumir su nuevo puesto, y ha estado luchando con ello desde entonces.

El retiro original de 700,000 vehículos se anunció el 7 de febrero, y ha sido ampliado dos veces, para un total de 2.4 millones de autos. Desde entonces, GM ha intensificado sus revisiones de seguridad y ha retirado 13.6 millones de unidades por diversas razones, desde luces traseras defectuosas hasta posibles fallas en el cinturón de seguridad.

La crisis es una prueba temprana e inesperada de liderazgo para Barra y ha suscitado dudas sobre si la veterana de 33 años en la empresa puede realmente cambiar la cultura en una organización tan grande como GM, una empresa que ha tenido a cinco directores generales en los últimos seis años.

Desde que el retiro fue anunciado, Barra ha luchado por mantenerse a flote en la crisis.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus