Temas Especiales

29 de Ene de 2023

Internacional

Mubarak se queda sin asidero

El régimen de Hosni Mubarak se va desmoronando. Cruentas protestas, el desamparo de los Estados Unidos y hoy se le a...

El régimen de Hosni Mubarak se va desmoronando. Cruentas protestas, el desamparo de los Estados Unidos y hoy se le añade la renuncia de la cúpula de su partido. Se está quedando sin asidero.

La televisión estatal egipcia ha hecho público que la dirigencia del oficialista Partido Nacional Democrático ha dimitido en bloque.

Gamal Mubarak, hijo del actual presidente y señalado como sucesor del régimen, figura entre quienes han desertado. El nuevo secretario general del partido gobernante es Hossam Badrawi.

Mientras estos anuncios se dan, cánticos y danzas contra Mubarak siguen escenificándose en la plaza Tahrir. Se vive una relativa calma, luego de doce días de sangrientos enfrentamientos.

No obstante esta vez los militares tienen bloqueada la entrada a la plaza. Quieren prevenir actos violentos como los de días anteriores. Tratan de disuadir a los protestantes.

Mas, todo indica que las negociaciones para que se acabe el régimen de Mubarak van en buen rumbo. El Centro de Información del Gobierno informó que habrá una reunión con los dirigentes de las manifestaciones. No especificaron de qué se trata, pero entre estas personas solo hay en tema que abordar: la duración del actual mandato.

Los medios egipcios indican que una negociación es la mejor vía. Incluso señalan que los grupos de oposición están dispuestos a dialogar con el Presidente.

Por su parte, el líder opositor y premio Nobel de la Paz, Mohamed el Baradei, exteriorizó en el semanario alemán "Der Spiegel" que no se niega a conversar con Mubarak para llegar a un acuerdo.

El octagenario presidente está contra las cuerdas, aunque no ha dado su brazo a torcer. Su última palabra ha sido que saldrá del Gobierno en septiembre, cuando se realicen las próximas elecciones. Sin embargo el panorama indica que no será así.

Reactivación del comercio

Este sábado ya se ven algunos negocios abiertos. Restaurantes y tiendas alrededor de la plaza Tahrir le dan paso a los clientes.

El viernes, el Presidente convocó a una reunión a los ministros de Comercio para precisar las medidas contra la paralización económica del país.

El ministro de Comercio e Industria, Samiha Fauzi; Solidaridad Social, Ali al Musilhi; de Finanzas, Samir Raduán, y de Petróleo Sameh Fahmi; fueron los citados. Ellos decidieron que hoy fuera la reapertura de los bancos.

Para continuar con el ambiente de paz, los militares negocian con los manifestantes que todavía están en el lugar que para que se retiren. Pero en el medio de la plaza hay quienes atizan a los manifestantes

Días de sangre y plegarias

Palos, cuchillos y armas de fuego han sido la nota común en El Cairo en esta última semana, elementos que han dejado una cifra todavía no precisada de muertos y a cientos de heridos.

En medio de todo lo antagónico un hecho muy relevante captó especial atención. Ayer, los 30 años del régimen de Mubarak provocaron que musulmanes y cristianos se unieran. En plaza Tahrir las plegarias de estos grupos se elevaban con un mismo fin: que el Mandatario dimitiera.

Pese a que hoy no hay disturbios, la petición es la misma. Cansados de que sus garantías fundamentales estén limitadas, piden que salga el Gobernante.

El desamparo del consentido

El viernes el presidente Barak Obama reveló que ha entablado conversaciones con altos funcionarios del gobierno egipcio para lograr la salida de Mubarak. Otro hecho llamativo, tomando en cuenta que por 30 años la nación norteamericana fue el principal aliado de la actual administración egipcia.

Según The New Yor Times, Obama considera que el momento preciso para un cambio de políticas constitucionales.

Entre las opciones que planteó las Estados Unidos está la intervención del vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, y el apoyo del Ejército egipcio. Pero nada se ha confirmado.

Luego de las fuertes presiones, hoy los movimientos en el Gobierno son constantes. Pero todavía no se dan el anuncio que esperan los miles de congregados en la plaza Tahrir, plaza de la liberación; justo lo que piden los egipcios, librarse de Mubarak.