Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Internacional

El mundo presiona al coronel Gadafi

El coronel libio Muamar El Gadafi utiliza todo su poder y fuerzas aliadas contra los opositores para seguir mandando, aunque las fuerzas...

El coronel libio Muamar El Gadafi utiliza todo su poder y fuerzas aliadas contra los opositores para seguir mandando, aunque las fuerzas rebeldes van poco a poco cercándose a los territorios controlados por el tirano.

Sus 41 años de poder en Libia, un país del norte de África, empiezan a flaquear.

Agencias internacionales sostienen que México pedirá la suspensión de Libia del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidos (ONU), en una sesión especial del organismo prevista para este viernes en Ginebra.

El Consejo lo constituyen 47 Estados elegidos por el escrutinio secreto de la Asamblea General de la ONU, Libia es uno de los 13 países africanos del grupo, pero para ser expulsado es necesario que la Asamblea lo resuelva.

Poco a poco, el líder se va quedando solo ante un escenario mundial que parece desfavorecerlo. Estados Unidos los está criticando por el derramamiento de sangre.

La Liga de Estados Árabes, que agrupa Estados árabes, suspendió la participación de Libia en la futura reunión y de cualquier otra organización u órgano derivado de ella después de los sangrientos enfrentamientos.

El Consejo de Seguridad de la ONU le reprendió y le pidió que asuma su responsabilidad y cumpla con la obligación de defender a civiles.

La Unión Europea (UE) pidió el cese de violencia, incluso suspenderá un acuerdo de marco comercial que había estado negociando con el país.

Ocho embajadores de Libia han dejado sus puestos en las misiones libias en Estados Unidos, Polonia, India, Indonesia, Australia, Malasia, Australia y el embajador ante la Liga Árabe, con sede en la capital egipcia.

La República del Perú rompió este martes relaciones diplomáticas con Libia mientras no cese la violencia contra los manifestantes libios.

¿Será el tercero en caer?

Gadafi, de 69 años de edad, lidera una monarquía en Libia en medio del conflicto árabe que estremece Medio Oriente.

Al tomar un mapa, Libia limita el este con Egipto donde el pasado 11 de febrero y tras 18 días de revueltas derribaron al faraón, el expresidente egipcio, Hosni Mubarak, con 30 años de Gobierno; al noroeste está Túnez donde al expresidente tunecino, Zine el Abidine Ben Alí, las manifestaciones antipopulares tomaron fuerza y lo hicieron huir a Arabia Saudita y fue destituido el 14 de enero pasado tras 24 años de gobierno.

Mubarak tiene 82 años (cumplirá 83 el 4 de mayo próximo) y Ben Alí cumplirá 75 años el 3 de septiembre próximo.

Pero al oeste, está Argelia, un país que exige un giro de timón y que comienza a despertar para reclamar más libertad y cambios sociales al presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, que acumula 12 años en el poder y ha logrado ser reelegido. Bouteflika, cumplirá 74 años el próximo 2 de marzo, y está desde 1999 mandando, un país con casi 5 millones de habitantes que viven con menos de 26 pesos al día.

Gadafi, usando los medios estatales, ha dicho que no correrá la suerte de Egipto y Túnez, aunque el dictador volvió este jueves a dirigirse a los libios, a través de una llamada telefónica, emitida por la televisión Libia, donde asegura que es Al Qaeda quien está detrás de las revueltas.

"Si queréis que Al Qaeda tome el país ya veréis como Estados Unidos lo bombardea como Afganistán o Irak (...) A Sadam Husein también le ligaron con Al Qaeda", dijo en el discurso.

A diferencia de Gadafi, el presidente argelino sí teme, la agencia oficial de noticias, reveló que el estado de emergencia vigente los últimos 19 años fue levantado. Eso coartaba las libertades.