26 de Feb de 2020

Internacional

Al menos 22 muertos y 142 heridos en atentado en el centro de Pakistán

Al menos 22 personas murieron y 142 resultaron heridas el martes en un atentado con coche bomba que provocó una serie de explosiones en ...

Al menos 22 personas murieron y 142 resultaron heridas el martes en un atentado con coche bomba que provocó una serie de explosiones en una gasolinera en el centro de Pakistán, afectado desde hace tres años por una ola de ataques de los talibanes aliados de Al Qaida.

"Hemos recibido 22 cadáveres por ahora", declaró en la noche a la AFP Safdar Alí, responsable de la morgue del hospital principal de Faisalabad, mientras 142 personas heridas eran atendidas ahí y en otro hospital de la ciudad. El balance anterior era de 20 muertos y 127 heridos.

Los servicios de rescate trataban de sacar a otras víctimas de los escombros varias horas después del ataque. En la noche, ya no había más personas bajo los escombros, afirmó a la AFP Zaheer Anwar, responsable de la municipalidad.

"Fue un coche bomba", declaró a la AFP por teléfono Aftab Cheema, jefe de la policía regional de Faisalabad, gran ciudad del centro donde ocurrió el drama.La explosión se produjo cerca de un depósito de GPL (Gaz de petróleo licuado) en una gasolinera.

La gasolinera se encontraba en las inmediaciones de un edificio ocupado por oficinas del gobierno central y "agencias sensibles", precisó Aftab Cheema.

Las "agencias sensibles" designan en general a los poderosos servicios secretos.Las televisiones mostraban imágenes de la gasolinera y de varios edificios alrededor completamente destruidos por la explosión."Aún hay gente atrapada bajo los escombros, estamos utilizando grúas y otras maquinarias para extraerlos", declaró Geo Tahir Husain, jefe de la administración de la municipalidad a la televisión.

La gasolinera fue totalmente destruida y varios edificios aledaños se derrumbaron por la violencia de las explosiones, dijo un periodista de la AFP en el lugar. Más de 50 vehículos se incendiaron o fueron dañados, dijo Chaudry Riaz Ahmed, responsable de la Defensa en el distrito de Faisalabad.

Pakistan sufre una ola sin precedente de atentados, esencialmente perpetrados por kamikazes de los talibanes aliados de Al Qaida, que ha dejado más de 4.000 muertos en tres años y medio.A mediados de 2007, estos insurgentes y otros grupos fundamentalistas aliados decretaron junto con Osama bin Laden personalmente, la guerra santa contra Islamabad por su apoyo a la "guerra contra el terrorismo" desarrollada desde fines de 2001 por Washington.

Los atentados están dirigidos en general contra las fuerzas de seguridad - ejército, policía, servicios secretos - pero en los últimos tiempos cada vez más a menudo tienen como objetivos a civiles.

El viernes, durante la gran oración, once personas murieron en un atentado en un mezquita del noroeste, en Nowshera. No lejos de las zonas tribales fronterizas con Afganistán, bastión del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TTP), que se unió a Al Qaida en 2007.

En los últimos meses y en varias ocasiones, el TTP reivindicó atentados contra fuerzas de seguridad en represalia a las ofensivas del ejército y a los disparos casi cotidianos de misiles contra los dirigentes de Al Qaida y talibanes paquistaníes y afganos por aviones teleguiados de la CIA en las zonas tribales.