Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Internacional

FIDH satisfecha por derogación de polémica Ley 8 de minería

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresó el jueves en París su "satisfacción" por la decisión de las autoridades d...

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresó el jueves en París su "satisfacción" por la decisión de las autoridades de Panamá de dar marcha atrás y derogar la ley de reforma del Código de Recursos Minerales que "atentaba contra la seguridad ambiental".

La FIDH "expresa su satisfacción por la derogación de la Ley de reforma al Código de Recursos Minerales de Panamá, que atentaba contra la seguridad ambiental", cuya adopción había generado "una fuerte ola de protesta" en ese país, afirmó esa entidad en un comunicado.

El presidente panameño, el derechista Ricardo Martinelli derogó el 3 de marzo la referida ley presentada como una oportunidad para atraer inversión extranjera, obtener más regalías y aumentar el gasto social.

Pero los críticos a esa medida, en particular grupos indígenas y ambientalistas, advertían que esa ley atentaba contra el medio ambiente y significaba la entrega de las riquezas del país a las compañías extranjeras."Saludamos la decisión del presidente Martinelli de acceder a la voluntad popular y derogar la Ley 8.

Sin embargo, resulta sumamente importante que en adelante las autoridades panameñas establezcan mecanismos efectivos de consulta y participación e inicien un debate amplio en torno a la seguridad ambiental", afirmó Souhayr Belhassen, presidenta de la FIDH.

La organización recordó que la ley había sido aprobada el 10 de febrero de 2011 "en medio de un proceso violatorio del derecho a la consulta previa (...) de la sociedad civil y de las comunidades afectadas", sin olvidar la "represión" de las protestas protagonizadas por comunidades indígenas.Panamá posee uno de los yacimientos de cobre más importantes del mundo.

Ubicado en la comarca indígena Ngöbe-Buglé, el yacimiento de la mina del Cerro Colorado alberga 17 millones de toneladas de cobre, equivalente al 85% de la demanda total mundial prevista para 2011.