19 de Ago de 2022

Internacional

Anticastrista Posada Carriles inocente de todos los cargos en juicio en EEUU

Un jurado encontró inocente este viernes al activista anticastrista Luis Posada Carriles de los once cargos de perjurio y fraude migrato...

Un jurado encontró inocente este viernes al activista anticastrista Luis Posada Carriles de los once cargos de perjurio y fraude migratorio en el juicio que se le seguía en el Paso, Texas (sur).

La jueza Kathleen Cardone leyó el veredicto alcanzado por el jurado, que deliberó por unas tres horas, poniendo fin a un juicio de trece semanas contra este ex agente de la CIA nacido en Cuba y enemigo jurado del régimen castrista.

El fallo provocó la reacción de los abogados defensores Arturo Hernández, Felipe Millán y Rhonda Anderson, que con lágrimas en los ojos se fundieron en un prolongado y fuerte abrazo con el anticastrista, de 83 años.Los fiscales del gobierno mantuvieron sus rostros sombríos, constató un periodista de la AFP.

Posada Carriles enfrentaba cargos por supuestamente mentir durante su audiencia de asilo político en el 2005 ante un juez migratorio en El Paso, al afirmar que no estaba implicado en explosiones provocadas en la isla de Cuba en 1997.

El exagente de la CIA

El ex espía cubano de la CIA urdió planes para matar a Fidel Castro. De 83 años, nacido en Cienfuegos, Cuba, el 15 de febrero de 1928, Posada Carriles se opuso al gobierno de la Revolución cubana desde su inicio y escapó de su país hacia Estados Unidos, donde adquiriría un papel clave entre el exilio cubano de Miami.

En 1961 se alistó como voluntario para invadir la isla por Bahía de Cochinos, en una acción auspiciada por la CIA, aunque no llegó a entrar en combate porque la invasión fue rápidamente impedida por las fuerzas cubanas.Dos años después, ingresó al Ejército estadounidense, donde fue adiestrado en operaciones de inteligencia.

La CIA respaldaba entonces los esfuerzos de los exiliados cubanos para derrocar al gobierno comunista de Fidel Castro, pero ese apoyo se hizo menos decidido tras la frustrada invasión de Bahía de Cochinos, y de otros sucesos claves en la política estadounidense, como la Crisis de los Misiles con la Unión Soviética en 1962, y el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963.

No obstante, Posada Carrilles siguió siendo por un largo período de la Guerra Fría un hombre importante para Estados Unidos y un factor de tensión permanente en la relación con Cuba. Documentos estadounidenses demuestran que Posada Carriles trabajó para la CIA desde 1965 hasta junio de 1976.

Parte de la documentación desclasificada por la CIA, y difundida en agosto de 2009 por el Archivo de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por su sigla en inglés), indica que Posada Carriles ofreció a esa agencia en los años `60 sus servicios para dirigir a grupos de exiliados que llevarían a cabo acciones militares contra el gobierno cubano.En una petición bajo el seudónimo "Pete", Posada detalla los armamentos y recursos obtenidos por varias agrupaciones del exilio cubano para realizar infiltraciones militares en Cuba.

En 2000 fue sentenciado a 8 años de cárcel en Panamá por intentar asesinar allí al entonces presidente cubano Fidel Castro. Cuatro años después fue indultado por la entonces presidenta Mireya Moscoso en el último día de su mandato.