Temas Especiales

08 de May de 2021

Internacional

Obama promete restaurar costa del Golfo de México

El presidente estadounidense Barack Obama prometió el miércoles hacer "lo que sea necesario" para restaurar la costa del Golfo de México...

El presidente estadounidense Barack Obama prometió el miércoles hacer "lo que sea necesario" para restaurar la costa del Golfo de México, a un año de la marea negra causada por la petrolera BP.

"Los acontecimientos que se desataron en 20 de abril de 2010 y el subsiguiente derrame de crudo subrayan el delicado vínculo entre la salud medioambiental y económica del Golfo de México", señaló Obama en un comunicado.

"Mi gobierno está comprometido para hacer lo que sea necesario para proteger y restaurar la costa del Golfo", agregó.Un año atrás, una explosión destruyó la plataforma Deepwater Horizon, explotada por la británica BP, que causó la muerte de 11 personas, y derramó unos cinco millones de barriles de crudo en las aguas del Golfo de México.

El crudo se filtró al mar durante tres meses antes que que el pozo dañado pudiera ser sellado, y el derrame tuvo un efecto devastador en los residentes de la costa del Golfo, en el ecosistema y en las vitales industrias del turismo y la pesca.

Obama prometió "responsabilizar totalmente a BP y a otras partes responsables por el daño hecho y las dolorosas pérdidas causadas.

"Pero sus comentarios pusieron énfasis en los continuos esfuerzos de recuperación, al señalar que aún se realizan tareas de limpieza."Desde el principio, mi gobierno utilizó todos los recursos disponibles para resistir y brindar la mayor respuesta a un derrame de petróleo en la historia de nuestra nación", agregó.

"En el punto más alto de la respuesta, aproximadamente 48.000 hombres y mujeres trabajaron incansablemente para mitigar los peores impactos del derrame. Pese que se han logrado avances significativos, el trabajo no está terminado", indicó.

La marea negra fue 19 veces más grande que la causada en 1989 por Exxon Valdez, y es solo superada por un derrame ocurrido en 1910 en California y las filtraciones deliberadas realizadas por las tropas iraquíes en la Guerra del Golfo de 1991.

BP tuvo pérdidas relacionadas con el derrame por 40.900 millones de dólares en 2010, incluyendo 13.600 millones utilizados para la respuesta inicial al desastre.

Asimismo, estableció un fondo de 20.000 millones de dólares para cubrir los reclamos por indemnizaciones de pescadores y otros afectados por el derrame, aunque en su informe anual BP dijo que no puede estimar lo que a la postre deberá pagar por ese concepto.

La petrolera británica también enfrenta el pago de multas dispuestas por el gobierno estadounidense, y será responsable de reparar el daño ambiental.