18 de Oct de 2021

Internacional

De la bondad al terror. La crónica del 1-05-2011

Entre Juan Pablo II y Osama Bin Laden, hay muchas cosas que coinciden. Al mundo entero le interesa todo su vida y muerte. De hecho, el ...

Entre Juan Pablo II y Osama Bin Laden, hay muchas cosas que coinciden. Al mundo entero le interesa todo su vida y muerte. De hecho, el día en que fallecieron, esa noticia dominó todos los titulares del mundo.

Quizo la providencia (aunque suene irónico) que ambos volvieran a hacer noticia una vez más, esta vez en el mismo día. La bitácora del 1 de mayo de 2011, es una paradoja entres dos maneras de revolucionar al mundo por razones de fe; dos versiones opuestas de invocar a Dios en nombre de la paz o en nombre del odio.

01-05-2011 El mundo amaneció la mañana del 1 de mayo con la mirada puesta al Vaticano, pues un acontecimiento sin precedentes para miles de católicos, sucedería.

La Plaza de San Pedro, en el Vaticano (Roma, Italia), albergaba a más de 1 millón de personas procedentes de varios países alrededor del mundo para presenciar la “Beatificación del Papa Juan Pablo II”. Uno de los Papas que más seguidores del catolicismo atrajo y atrae . Las multitudes en todo el mundo le seguían mientras evangelizaba la palabra de Dios.

Gozar de “fama de santidad” aceleró su paso a la beatificación para que más tarde pueda ser canonizado. Poco a poco Juan Pablo II, va reuniendo los requisitos para alcanzar la "gloria de los altares".

Beatificación

Durante una ceremonia que duró al menos unas dos horas y media, el Papa Juan Pablo II (Karol Wojtyla/1978-2005), fue proclamado “beato” por su sucesor Benedicto XVI, después de seis años de su muerte como avance hacia su canonización.

Luchador contra la guerra

Karol Wojtyla llegó a recorrer en nombre de la paz, la fe, el amor y lucha contra las guerras, el mundo con 104 viajes fuera de Italia, hacia naciones como República Dominicana, México, Francia, Panamá, entre otros.

La paz del mundo era uno de sus principales objetivos, por lo que mantuvo intervenciones en múltiples conflictos, e incentivaba a tomar iniciativas de reconciliación y el combate de las desigualdades.

Además realizó una labor importante al contribuir con la caída del comunismo en Europa, e impulsar un diálogo entre las religiones. Por eso y mucho más, la admiración de los habitantes del mundo hacia él crecían cada vez más.

Al momento de ser anunciada su muerte, ya habían personas congregadas en la Plaza de San Pedro. Se encontraban ahí, pues ya que se conocía que el Papa estaba muy delicado de salud.

El día de su beatificación, miles de personas lloraban de regocijo, mientras las naciones hacían homenaje en su nombre, por las tantas obras que realizó mientras tuvo vida.

Las iglesias y colegios en Latino América, prepararon festines por su beatificación, y las lágrimas de alegría recorrían las mejillas de los católicos.

Más tarde

Pero la mirada del mundo cambiaría de manera drástica. Del jubilo por la beatificación de Juan Pablo II, miles de personas alrededor del mundo -principalmente Estados Unidos- elevarían sus voces en regocijo, esta vez por la muerte de una persona. Osama Bin Laden, un terrorista nacido en Arabia Saudita y miembro fundador de Al Qaida, fue conocido por millones de personas, que contrario a lo predicaba Juan Pablo II, éste era artífice de numerables atentados contra la vida humana.

Los Estados Unidos ofrecía a quien lo capturara, la suma de al menos 50 millones de dólares.

Operativo determinante

En una misión secreta, Los Estados Unidos lograría matar a Osama Bin Laden, un terrorista que se atribuyó uno de los atentados más mortíferos en la historia de la humanidad, el atentado a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, donde dos aviones con pasajeros, impactaron uno en cada torre. Hecho que fue trasmitido a todas las naciones, causando gran comisión, luto y dolor.

Este 1 de mayo cuando el presidente de los Estados Unidos anunció su muerte, las multitudes estallaron en júbilo. En las calles de las ciudades más importantes del mundo convergían miles de personas que no escondían su alegría por la muerte del terrorista, quien hasta ayer ocupó en la lista de los más buscados por el FBI, el número 1.