30 de Sep de 2022

Internacional

Equipo de Obama ve a Romney en una "marcha de la muerte"

El equipo de campaña de Mitt Romney considera casi segura su nominación a la candidatura presidencial republicana, mientras que sus riv...

El equipo de campaña de Mitt Romney considera casi segura su nominación a la candidatura presidencial republicana, mientras que sus rivales demócratas se burlan de su larga "marcha de la muerte" para enfrentar al presidente Barack Obama.

Pese a las seis victorias alcanzadas en el "super martes", incluida la del crucial estado de Ohio, el favorito republicano no logró sacar de carrera a su principal rival, Rick Santorum, por lo que la campaña podría prolongarse durante semanas o meses.

La campaña de Romney busca mantener el impulso y dar una sensación de inevitabilidad, diciendo que solamente "un acto de Dios" podría impedirle enfrentar a Obama en noviembre.

Por su parte, los demócratas saborean la perspectiva de un enfrentamiento incluso mayor en filas republicanas, que favorecería el flujo de fondos hacia sus arcas, mientras Romney gasta los suyos en una campaña crecientemente costosa estado por estado.

Romney debe enfrentar ahora a Santorum y al ex presidente de la cámara baja Newt Gingrich en una parte del país donde el ex gobernador moderado del liberal estado de Massachusetts ha sido más débil -el conservador sur profundo- en las próximas elecciones en Alabama, Misisipi, Luisiana y Misuri.

"Lo único que tenemos que hacer es seguir haciendo lo que ya estamos haciendo y lograremos la nominación", dijo un alto miembro del equipo de campaña de Romney la noche del miércoles.

Pero mientras que la primaria republicana se eterniza, las probabilidades de reelección de Obama aumentan, con una economía que revive y cotas de popularidad volviendo a 50%.

"Lo extraordinario del martes fue que habiendo gastado seis veces más que Santorum y cuatro más que Gingrich, a medianoche Romney todavía no sabía si había ganado en Ohio, donde finalmente ganó por poco", afirmó David Axelrod director de estrategia política de Obama.

"En consecuencia, sigue logrando victorias tácticas en una especie de marcha de la muerte", dijo en conferencia con periodistas. Romney logró neutralizar los avances de varios rivales en los últimos meses, ganando cuando era más necesario, en estados como Florida y Ohio, aunque tiene dificultades para llegar al electorado más conservador, que sospecha de su pasado centrista.

El director de la campaña de Romney insistió en que el liderazgo de su candidato y las decrecientes oportunidades para obtener un alto número de delegados que ofrece el calendario electoral, dejan "claro que la nominación es una imposibilidad para Rick Santorum o Newt Gingrich".

"Estos muchachos necesitarán algún tipo de acto divino para llegar a la nominación", afirma.Sin embargo, permanecen en carrera, negando a Romney la posibilidad de dejar atrás la negativa campaña republicana, al tiempo que se dividen entre ellos los votos de la mayoría conservadora del partido.

"Creo que el camino de Mitt Romney hacia la nominación seguirá siendo largo y difícil", dijo a la AFP Dante Scala, profesor de ciencias políticas en la universidad de New Hampshire.

Sin embargo, después del Super Tuesday existen pocas dudas entre los analistas de que finalmente Romney será el candidato republicano a la Casa Blanca. El multimillonario exempresario puede vanagloriarse de que es un sobreviviente, que viniendo de atrás logró ganar en estados importantes como Florida y Ohio, dos citas clave para cualquier republicano que aspire a la presidencia.

La victoria de Romney en Ohio, aunque estrecha, también refutó el argumento central de Santorum de que es el único que puede competir contra Obama por los votantes de clase media baja, en los cambiantes estados del Medio Oeste.

Romney, de 64 años, ganó en 14 estados, Santorum en siete y Gingrich en dos, pero los próximos estados en juego pueden impedirle incrementar su ventaja.

Santorum, de 53, un devoto católico cercano al Opus Dei, que se opone radicalmente al aborto y al matrimonio homosexual, vovió a hacer campaña el miércoles en el conservador Kansas antes de dos mitines en Misisipi.

Kansas vota el sábado y el martes los estados sureños de Alabama y Misisipi, con un importante número de delegados, representando un fuerte desafío para Romney, ya que podrían marcar nuevas victorias tanto para Santorum como para Gingrich.

Cada estado aporta cierto número de delegados a la convención del Partido Republicano que se celebrará en agosto, en la que se elegirá al candidato, que necesita 1.144 para ganar.

La reputada página web Real Clear Politics atribuye a Romney 404 delegados actualmente, a Santorum 161, a Gingrich 105 y al congresista texano Ron Paul 61.