26 de Sep de 2022

Internacional

Preparan actos por el Papa, que genera menos fervor que su antecesor

Las ciudades del estado mexicano de Guanajuato (centro) preparan una multitudinaria recepción a Benedicto XVI este viernes en su segund...

Las ciudades del estado mexicano de Guanajuato (centro) preparan una multitudinaria recepción a Benedicto XVI este viernes en su segundo viaje a América Latina, aunque la figura del papa alemán genera menos entusiasmo que la de su predecesor Juan Pablo II.

La imagen del pontífice, próximo a cumplir los 85 años, está colocada a lo largo y ancho de las calles principales de León, Guanajuato y Silao, las tres ciudades donde estará hasta la mañana del lunes, cuando partirá hacia Cuba.

En las calles los vendedores ambulantes, que buscan la oportunidad de ganar dinero ofreciendo medallas, lápices, camisetas y platos con la imagen del Papa, esperan que las ventas empiecen.

"Es muy poco lo que se ha vendido", se queja María Guerrero, en un puesto de comidas cerca al parque Metropolitano, dispuesto como centro para acampar en la ciudad de León, de 1,4 millones de habitantes. Apenas un centenar de personas han reservado lugar para colocar sus carpas.

"No es como Juan Pablo II, cuando todo se agotaba", dice Eduardo Mena mientras muestra una camiseta con la imagen del Papa, cuyo precio rebajó de 150 a 50 pesos (unos 4 dólares).

Mena cuenta que apenas era un niño cuando su mamá lo llevó a Ciudad de México para asistir en 1979 al primero de los cinco viajes que Juan Pablo II realizó a México. "Ese sí era todo un Papa", apunta.

El arzobispo de León, José Martín Rábago, ha pedido a los fieles evitar las comparaciones entre ambos papas.

"No se pueden comparar, cada uno tiene su carisma y su propio estilo", dijo a periodistas, al ser interrogado sobre el tema.

Benedicto XVI dormirá en León las tres noches que pasará en México, antes de viajar el lunes temprano a Cuba, la otra escala de esta segunda visita que realiza a América Latina, un continente donde vive un 28% de los católicos.

Las autoridades confían en que la cifra de visitantes avance rápidamente conforme se acerca la llegada del Papa.

"Esperamos que haya una asistencia masiva, no podemos calcular exactamente, pero hay un estimativo de cerca de 700.000 visitantes y otro tanto de habitantes de Guanajuato que estarán en los diferentes eventos", dijo a la prensa el gobernador del estado, Juan Manuel Oliva.

Cerca al aeropuerto de Guanajuato, una gigantesca valla saluda a Benedicto XVI: "Guanajuato te recibe con los brazos abiertos", mientras otros mensajes similares han sido colocados junto a banderas de El Vaticano a lo largo de los principales puntos del recorrido que realizará el Pontífice, resguardados por 5.400 efectivos de la policía federal.

La Iglesia Católica ha pedido a los cárteles de las drogas, cuya violencia ha generado más de 50.000 muertos en cinco años en México, que realicen una tregua.

El cártel de Los Caballeros Templarios, una de las siete grandes organizaciones del narcotráfico que operan en México y que actúa en la región donde estará el Papa, ha colocado mensajes en las calles de pequeños pueblos anunciando que no hará actos violentos.

Muchos mexicanos esperan que durante su visita Benedicto XVI se pronuncie clara y firmemente contra la violencia.

"No cabe duda que a partir del Evangelio nos dará un mensaje que ilumine nuestra situación actual, que no es favorable en muchos aspectos, es una situación difícil, sobre todo por la violencia y la inseguridad", dijo el cardenal Francisco Robles, arzobispo de Guadalajara (oeste), la segunda ciudad de México.

El Papa llegará en la tarde del viernes al aeropuerto internacional de Guanajuato, donde será recibido por el presidente Felipe Calderón.Tras la bienvenida oficial, realizará en el Papamóvil recorrido de más de 30 km hasta la ciudad de León, a lo largo del cual se ha dispuesto una prolongada vaya reforzada por casi 80.000 voluntarios, en su mayoría jóvenes.

El sábado viajará hacia la capital estatal Guanajuato, en cuyo casco histórico se reunirá de nuevo con Calderón y saludará a unos 300 niños seleccionados por las diócesis católicas de México.Al día siguiente encabezará una misa campal para la que se espera la asistencia de al menos 300.000 personas al parque del Bicentenario, al pie del cerro del Cubilete, junto a la gigantesca estatua de Cristo colocada en los años cuarenta.

Luego volverá en la tarde para rezar las vísperas acompañado de cerca de 300 obispos de América Latina, a los que dirigirá un mensaje. El lunes temprano viajará a Santiago de Cuba.