Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Internacional

Cubanos de las dos orillas rezan juntos en la Catedral de La Habana

Cubanos de Miami y La Habana, las "dos orillas" del estrecho de Florida y distanciados desde hace décadas por causas políticas, colmaron...

Cubanos de Miami y La Habana, las "dos orillas" del estrecho de Florida y distanciados desde hace décadas por causas políticas, colmaron este martes la Catedral de La Habana en un acto de unidad con motivo de la visita de Benedicto XVI.

Con sus credenciales de peregrinos al cuello, por la visita papal, cubanos y cubanas de Miami y otras partes de Estados Unidos llegaron a La Habana tras asistir a la bienvenida del Pontífice el lunes, en Santiago de Cuba (sureste) y visitar el Santuario de El Cobre.

El arzobispo de Miami, Thomas Wenski, ofició la misa en la Catedral acompañado de dos obispos cubanos residentes en Estados Unidos, Felipe Estévez, de San Agustín, Florida, y Octavio Cisneros, de Brooklyn, Nueva York.

"En estos momentos queremos que los cubanos aprendan a ser hermanos, y en esa hermandad tengan conocimiento de la diversidad, y que esta diversidad no tiene que dividir al pueblo, que sigue siendo un sólo pueblo", dijo el arzobispo Wenski a la prensa.

Para la histórica visita de Juan Pablo II a la isla, en 1998, fracasó un intento de la Iglesia para que viajaran peregrinos de Miami.

En esta ocasión, Antes de la misa, los cubanos de Miami aprovecharon para recorrer La Habana Vieja, donde está enclavada la Catedral, y comprar artesanías y recuerdos de Cuba.

La visita de Benedicto XVI, que terminará el miércoles tras una misa campal en la Plaza de la Revolución, tiene para la Iglesia dos objetivos básicos, la reconciliación entre cubanos y una nueva evangelización de la isla.

La labor de la Iglesia en la reconciliación es "excelente, es un acto de amor y la revolución cubana es también un acto de amor", dijo a la AFP el poeta cristiano Pablo Armando Fernández, premio nacional de Literatura, en cuya casa Fidel Castro celebró hace unos años su cumpleaños, el 13 de agosto.

En la Catedral, que tiene capacidad para 400 personas sentadas, estuvo colmada, con gente en de pie en los pasillos laterales.

"La Iglesia siempre ha trabajado por la reconciliación y por la evangelización", dijo a la AFP el opositor Oswaldo Payá, quien dirige el ilegal Movimiento Cristiano Liberación.

Sin embargo, Payá lamentó que "hay cosas que nuestra Iglesia debería denunciar, porque muchos de sus hijos están en prisión porque viene nuestro pastor (el Papa) y eso yo lo denuncio".

Según opositores, más de 150 disidentes fueron detenidos en los últimos días para evitar que protesten durante la visita del Papa.

"El Papa ha dado un mensaje de amor y de esperanza en contraste con el ambiente que estamos viviendo de terror, de encarcelamiento", dijo Payá.Pero para el poeta Fernández, "todo lo que una a los seres humanos hay que hacerlo, no importa donde vivamos".

José Espino salió de Cuba en 1961 siendo un niño. Hoy tiene 56 años y es sacerdote en Estados Unidos. Preguntado por la AFP si cree posible la reconciliación, señaló: "creo que sí, ese es uno de los propósitos de siempre de la Iglesia".

El viaje a Cuba de cientos de peregrinos de Estados Unidos provocó fuertes críticas de sectores radicales del exilio cubano al arzobispo de Miami.

"El pueblo cubano aquí y en Miami tiene ahora un conocimiento mejor del trabajo valioso que está haciendo la Iglesia en Cuba, que quiere ser levadura de esperanza evangélica", dijo el arzobispo Wenski.

"En Miami hay muchas expectativas de esta visita y los cubanos que me han acompañado desde Miami han experimentado la alegría del pueblo cubano al recibir al Santo Padre y también los de Miami quieren ver unas cosas muy positivas de esta visita", añadió.