Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Internacional

Noruega conmemora el aniversario de las matanzas de Breivik

El primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, inició este domingo las ceremonias de conmemoración de los ataques perpetrados por el ...

El primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, inició este domingo las ceremonias de conmemoración de los ataques perpetrados por el ultraderechista Anders Behring Breivik, que dejaron 77 muertos el 22 de julio de 2011.

"El objetivo de la bomba y las balas era cambiar Noruega. El pueblo noruego ha respondido aferrándose a nuestros valores. El asesino ha fracasado, el pueblo ha ganado", declaró Stoltenberg en Oslo durante una ceremonia para conmemorar el primer aniversario de esos atentados.

El 22 de julio de 2011, Breivik dejó una camioneta con casi una tonelada de explosivos delante de la torre de 17 plantas de dependencias oficiales, donde están entre otras la oficina del primer ministro, que en ese momento se encontraba en su residencia oficial.

Tras este atentado, que dejó ocho muertos, Breivik se dirigió a la isla de Utoya, a unos 40 kilómetros de Oslo, y empezó a disparar contra los jóvenes que participaban en un campus de verano de las juventudes laboristas.Murieron 69 personas, en su mayoría adolescentes.Breivik, de 33 años, dijo haber cometido los ataques para proteger al país de la "invasión musulmana" y explicó que atacó a los laboristas por su política de inmigración favorable al multiculturalismo.

El primer ministro Stoltenberg, también laborista, inauguró las ceremonias de conmemoración depositando un ramo de flores cerca del lugar en el que se produjo la explosión.

El barrio de los ministerios se abrió completamente a la circulación la semana pasada, tras la limpieza de más de 4.300 toneladas de escombros, lo que ha supuesto un coste de más de 300 millones de coronas (unos 41 millones de euros).

"En las horas y los días que siguieron al 22 de julio del año pasado, fuimos una Nación, unidos primero en la conmoción y la desesperación y después en la defensa inquebrantable de la humanidad y la diversidad", subrayó Stoltenberg.

"Un año después, nos reunimos, conscientes de que cuando debemos, podemos", dijo, felicitando a sus compatriotas por haber resistido a la tentación de encerrarse en sí mismos.El veredicto contra Breivik se pronunciará el 24 de agosto.

En el último día del juicio, el pasado 22 de junio, Breivik, de 33 años, pidió su absolución, alegando que cometió los ataques para proteger a los noruegos contra el islam y el multiculturalismo.Si es reconocido penalmente irresponsable, Brievik corre el riesgo de ser internado en un centro psiquiátrico, posiblemente por el resto de sus días.

"No puedo reconocer mi culpabilidad. Invoco el principio de necesidad (que permite matar en circunstancias excepcionales) ya que he luchado por mi pueblo, mi cultura y mi país", afirmó Breivik en su intervención final en el juicio.

En su discurso ideológico de unos 45 minutos, el acusado citó la serie "Sex and the City" y a los artistas noruegos, de origen extranjero, que participaron en el concurso de Eurovisión como argumentos para deplorar la liberación sexual y el multiculturalismo que amenazan según él a la familia tradicional.

Dirigiéndose a los cinco magistrados, Breivik aseguró que "la Historia demostrará que han juzgado a un hombre que intentaba detener el Mal", que "cometió una barbarie para evitar otra barbarie aún mayor".