Temas Especiales

30 de Sep de 2020

Internacional

FAO Y OIE piden moratoria en investigación con virus vivo de peste bovina

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) solicit...

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) solicitaron el lunes 23 de julio a la comunidad internacional que respete la moratoria mundial de investigaciones con el virus vivo de la peste bovina.

Con ese pedido las dos organizaciones quieren garantizar que "la letal enfermedad del ganado continúe erradicada para siempre", indicaron en un comunicado oficial divulgado en Roma.

"La FAO y la OIE están trabajando conjuntamente para destruir las muestras de virus y materiales biológicos potencialmente peligrosos que actualmente se encuentran almacenados en más de 40 laboratorios de todo el mundo", precisaron.

Las dos organizaciones piden que se conserven "algunas" reservas del virus para la producción de vacunas en caso de que la enfermedad resurja en la naturaleza o se propague como resultado de un acto accidental o deliberado.

La OIE y la FAO declararon la erradicación oficial de la peste bovina hace un año, después de que se constatara que la causa de la grave enfermedad que destruye al ganado no circula en los animales y sólo existe en los laboratorios.

La peste bovina no afecta a los humanos.En dos resoluciones internacionales, aprobadas en 2011, los países miembros de la OIE y la FAO acordaron destruir las reservas restantes del virus de la peste bovina o almacenarlas de forma segura en un número limitado de laboratorios relevantes con medidas de contención de alto nivel.

"En algunos se están almacenando bajo niveles insuficientes de bioseguridad", advirtieron sin embargo las dos entidades."FAO y OIE instan a los países a cumplir la moratoria.

Esta se mantendrá y todas las futuras propuestas de investigación deberán enviarse a la OIE y la FAO para su aprobación, de conformidad con las resoluciones de 2011", advirtieron.

"La moratoria es fundamental para gestionar los riesgos biológicos hasta que se establezca un mecanismo de supervisión, que sólo permitiría aquella investigación que resultara esencial para la vigilancia y preparación continuas ante la reaparición de la enfermedad", señaló Kazuaki Miyagishima, jefe del Departamento Científico y Técnico de la OIE.

"A pesar de que la peste bovina se ha erradicado con éxito, puede haber material que contenga el virus que podría ser útil para la investigación o el desarrollo de vacunas", afirmó Juan Lubroth, Jefe del Servicio Veterinario de la FAO.

Un comité externo convocado por la FAO y la OIE e integrado por siete expertos independientes en virología, biotecnología, epidemiología, medidas de reducción de las amenazas biológicas, y seguridad y protección en los laboratorios, ha asesorado a las dos organizaciones para que se basen en el ejemplo del periodo de post-erradicación de la viruela, una enfermedad vírica letal en los seres humanos que se declaró erradicada en 1979.

Bajo la supervisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el virus de la viruela se aisló y destruyó en todos los laboratorios del mundo excepto dos de ellos, en los que se conserva con las medidas de seguridad más rigurosas.

"Los expertos sugirieron que un enfoque similar se podría aplicar para la peste bovina", precisa la nota.Los países africanos han encontrado un buen modelo, por ejemplo, al acordar la destrucción o transferencia de su material de peste bovina para que se conserve en el Centro Panafricano de vacunas veterinarias en Etiopía.

"Otros países podrían imitar este modelo", proponen las dos entidades.La peste bovina era una enfermedad viral infecciosa que atacaba al ganado, al búfalo doméstico, y algunas especies de animales salvajes.

La enfermedad se caracterizaba por fiebre, erosiones orales, diarrea, necrosis linfoide y alta tasa de mortalidad.Se trata de la segunda enfermedad en la historia que se ha logrado eliminar con éxito después de la viruela.