Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Internacional

Países de América defienden paz en Atlántico y apoyan a OEA sobre Malvinas

Los ministros de Defensa de América se comprometieron el miércoles a promover la paz en el Atlántico Sur y apoyaron -con la reserva de a...

Los ministros de Defensa de América se comprometieron el miércoles a promover la paz en el Atlántico Sur y apoyaron -con la reserva de algunos países- a la asamblea de OEA que exhortó a Argentina y Gran Bretaña a buscar una solución pacífica a su disputa sobre Malvinas.

"Dentro del carácter pacífico de las naciones del continente americano, se manifiesta la voluntad de promover la paz y la cooperación en el Atlántico Sur", indicó la declaración final de la X conferencia de ministros de Defensa de las Américas que cerró el miércoles tres días de debates en Punta del Este (sudeste).

Los ministros reconocieron además la importancia de la última declaración de la Organización de Estados Americanos (OEA), "donde se decide continuar examinando 'la cuestión de las Islas Malvinas' hasta su solución definitiva, destacando el hecho de que este tema es de permanente interés hemisférico".

La decisión es "de mucha importancia desde el punto de vista político", dijo el viceministro de Defensa uruguayo, Jorge Menéndez, quien ejerció la secretaría de la conferencia.

La redacción del párrafo sobre Malvinas fue objeto de un áspero debate en una conferencia en la que nuevamente quedaron de manifiesto las marcadas diferencias de visiones políticas en el continente.

Pese a que la declaración fue aprobada por consenso, el artículo sobre Malvinas tiene cuatro "reservas". Canadá manifestó su discrepancia y defendió que "solo los habitantes de las Falklands Islands tienen el derecho de determinar su propio futuro", mientras que Estados Unidos consideró que el asunto no corresponde a este foro.

En tanto, Chile, Colombia y México respaldaron el reclamo argentino mientras que en otro aparte, el resto de los países de Unasur, más Nicaragua, apoyaron a Argentina al tiempo que manifestaron "su preocupación por la creciente militarización del Atlántico sur y la realización de ejercicios que incluyen el disparo de misiles".

Precisamente esta semana Gran Bretaña realizaba ejercicios militares en el territorio reclamado por Argentina y que los británicos controlan desde 1833.

En abril pasado, la cumbre presidencial de las Américas no arribó a una declaración final precisamente por la falta de consenso sobre el apoyo a la posición argentina en relación a las Malvinas.