06 de Oct de 2022

Internacional

El Nobel chino Mo Yan apoya a regañadientes al disidente Liu Xiaobo

El ganador del premio Nobel de literatura 2012, el chino Mo Yan, apoyó este jueves a regañadientes al premio Nobel de la Paz 2010, el di...

El ganador del premio Nobel de literatura 2012, el chino Mo Yan, apoyó este jueves a regañadientes al premio Nobel de la Paz 2010, el disidente Liu Xiaobo, encarcelado en China."Ya expresé mi opinión sobre ese tema", declaró Mo Yan en una rueda de prensa en Estocolmo donde le preguntaron sobre sus declaraciones en octubre pidiendo la liberación de Liu Xiaobo.

"Espero que recuperará su libertad lo antes posible", había declarado entonces el novelista.

Cuando le preguntaron por qué dijo eso un día después del anuncio del Nobel de literatura, Mo Yan, muy reticente a hablar del tema respondió: "Dejaremos al tiempo el cuidado de juzgar".

Liu, también escritor, purga desde 2009 una pena de 11 años de cárcel por "subversión" por haber escrito junto a otras personas un texto a favor de la democracia en China.

Mo Yan, de 57 años, es el primer escritor chino que recibió un Nobel de literatura, pero el segundo en lengua china después de Gao Xingjian, disidente naturalizado francés en 1997, que obtuvo el premio en el año 2000.

Los medios oficiales chinos convirtieron a Mo Yan en un un héroe al ganar el Nobel, contrariamente a lo que ocurrió con Gao Xingjian y Liu Xiaobo, totalmente ignorados.

Mo Yan fue criticado por otros escritores chinos por su falta de apoyo a autores disidentes y por su cercanía con el régimen de Pekín.

El jueves, en Estocolmo, restó importancia a la censura en China."Saber si hay una libertad de expresión en China, es un asunto difícil", dijo, y recomendó "entrar en internet y mirar los sitios chinos" antes de opinar.

El escritor dijo que está contra la censura pero que existe "en todos los países del mundo".

Según él "la única diferencia es el grado" de la misma.

También abogó por una forma de censura que impida el insulto. "No pienso que eso deba ser autorizado" en ningún país, explicó, y consideró que la censura no impide la creatividad. "Lo principal, es que un autor se sienta libre en su fuero interior", dijo.

Mo Yan, que ya era uno e los escritores más conocidos en su país, explicó que tuvo claro que su fama había aumentado cuando vio el número de periodistas que le esperaban frente a su casa tras el anuncio del premio, aunque deploró que no conocen bien su obra.