Temas Especiales

25 de May de 2020

Internacional

La Universidad de Toronto, contra programa católico para homosexuales

La Universidad de Toronto no está de acuerdo con un programa de apoyo ofrecido por un centro católico próximo a su campus para personas ...

La Universidad de Toronto no está de acuerdo con un programa de apoyo ofrecido por un centro católico próximo a su campus para personas con tendencias homosexuales y deseosas de vivir castamente, indicó este jueves a la AFP una portavoz de la institución.

Para la vicepresidenta de la universidad y encargada de los recursos humanos, Angela Hildyard, el programa es "incompatible con los valores de la universidad".

El grupo, bautizado Courage (Valor), del Centro Newman, ofrece un "apoyo espiritual a los adultos jóvenes atraidos por personas del mismo sexo y deseosos de vivir castamente conforme a la enseñanza católica", indica el sitio de internet de este instituto, constituido como una parroquia independiente y situado muy cerca de esa universidad canadiense, además de frecuentado por numerosos estudiantes.

Según su portavoz, Laurie Stephens, la Universidad de Toronto ha recibido "varias quejas" relativas a este programa por parte de personas que frecuentan el centro.

Por ejemplo, un parroquiano del Centro Newman citado este jueves en el periódico The Globe and Mail, denunció "el perjuicio causado (por el programa Courage) a los jóvenes vulnerables que luchan con problemas de identidad sexual".

El Centro Newman es un "colaborador pastoral reconocido" de la Arquidiócesis de Toronto, afirmó, mientras que la doctrina que se sigue allí es la expuesta por una carta pastoral del episcopado canadiense.

Esta institución insiste principalmente en "el respeto y la compasión" hacia los homosexuales y denuncia toda discriminación hacia ellos, pero declara también que todo acto sexual por fuera del matrimonio heterosexual es "moralmente malo".

Tras la investigación, la vicepresidenta Hildyard, informó al centro que su programa de castidad para los homsexuales era "incompatible con los valores de la universidad, como los de la prohibición de discriminaciones" y "la aceptación de la diversidad, racial, sexual o religiosa".

Hildyard sugirió a principios de diciembre al Centro Newman que interrumpiera o que dejara de promover este programa y le pidió que indicara claramente que no tenía nada que ver con la Universidad de Toronto.

En su página de internet, el Centro Newman subraya que el programa en cuestión "no está ni ofrecido ni ligado a la Universidad de Toronto".

La arquidiócesis, por su parte, propuso a la universidad un encuentro para debatir la cuestión, según indicó a la AFP su portavoz, Bill Steinburg.