Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Internacional

Madres Plaza de Mayo ven con esperanza al papa

La líder de las Madres de Plaza de Mayo, el más emblemático organismo de derechos humanos en Argentina, expresó el jueves en una carta d...

La líder de las Madres de Plaza de Mayo, el más emblemático organismo de derechos humanos en Argentina, expresó el jueves en una carta dirigida al papa Francisco que siente esperanzas de un cambio en el Vaticano, lo cual marca un giro radical en la postura crítica que mantuvo esa entidad con Jorge Mario Bergoglio cuando encabezaba la iglesia católica local.

"Don Francisco, no sabía de su trabajo pastoral, sólo sabía que el máximo dirigente de la iglesia argentina habitaba en la catedral; esa catedral que cuando marchábamos y pasábamos por delante, le cantábamos: "Ustedes se callaron cuando se los llevaron". Hoy, ante mi sorpresa, escucho a muchos compañeros explicar de su entrega y trabajo en las villas. Me alegro infinitamente al saber de su trabajo y siento esperanzas de un cambio en el Vaticano", escribió Hebe de Bonafini en la misiva que fue publicada en el sitio oficial de la organización.

Las Madres de Plaza de Mayo, quienes desde hace más de tres décadas reclaman justicia por sus hijos desaparecidos en la última dictadura militar (1976-1983), han denunciado que la jerarquía eclesiástica apañó a los responsables de los crímenes de lesa humanidad durante el régimen.

En 2007 la propia Hebe expresó en un documento que "la Iglesia que se calló ante los crímenes aberrantes, la que participó activamente en la tortura de nuestros hijos, no es la iglesia del pueblo... La que colaboró, la que nos mintió, la que nos dio la espalda es la Iglesia de Bergoglio y la derecha".

Bonafini ahora parece ubicarse en la misma sintonía conciliadora con Francisco que la presidenta Cristina Fernández, quien en el pasado tuvo fuertes cruces con Bergoglio.

La dirigente social es fiel adherente el proyecto político de Fernández.

Bonafini no se refirió en la nota a las denuncias que se agitan contra Bergoglio desde un sector de los organismos de derechos humanos afín al kirchnerismo por supuestamente haber "entregado" a dos sacerdotes de la compañía de los Jesuitas que fueron secuestrados y luego liberados por los militares durante la dictadura.

La titular de Madres agregó en la carta que "me atrevo a enviarle la lista de sacerdotes y obispos del Tercer Mundo desaparecidos y asesinados para solicitarle que, como la Asociación Madres de Plaza de Mayo pedimos por todos, usted, como un acto de solidaridad los recuerde a todos por su entrega en la lucha por la patria".

También le pidió: "Unase a todos los que en este mundo injusto luchamos para que se termine la pobreza y alguna vez la igualdad sea una realidad y entonces lograremos un mundo de niños felices y sonrientes... En nuestra Patria Grande Latinoamericana de San Martín y Bolívar miles dieron la vida para lograr la erradicación de la pobreza que, junto con la educación y el trabajo, eran los grandes sueños de nuestros hijos desaparecidos".

En el final, la dirigente le agradeció de antemano "leer la carta de una Madre a la que le arrancaron toda la familia y que, junto a mi hija y a muchas Madres de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, sigo luchando desde hace 36 años por una Patria libre, justa y soberana. Un abrazo respetuoso".