Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Internacional

Salvadoreños abogan por pronta beatificación de arzobispo Romero

Confiados en que el papa Francisco conceda la pronta beatificación al arzobispo Oscar Arnulfo Romero, centenares de salvadoreños partici...

Confiados en que el papa Francisco conceda la pronta beatificación al arzobispo Oscar Arnulfo Romero, centenares de salvadoreños participaron este domingo bajo un calcinante sol en una colorida peregrinación para recordar el 33 aniversario de su asesinato.

"Este aniversario lo conmemoramos muy animados porque creemos que el nuevo papa Francisco beatificará a monseñor Romero. Aunque para nosotros como pueblo monseñor Romero ya es un santo", declaró a la AFP la septuagenaria Rosa Gavidia, activista de las Comunidades Eclesiales de Base.

Gavidia, que asiste cada año a los actos desde que ocurrió el crimen en marzo de 1980, llegó junto a un grupo de feligreses con flores y estampas en procesión desde la vecina comunidad de San Antonio Abad.La maestra Noemí Contreras instó a que el sumo pontífice "revise" la información de Romero cuya vida "fue apegada a principios bíblicos".

"La beatificación de nuestro arzobispo mártir es la esperanza que hoy creemos tenemos más cerca", consideró.

"Beatificar a monseñor Romero es una obligación que el Papa no puede evitar si es coherente con el mensaje de justicia que él está promulgando. Debería de hacerlo pronto", opinó Porfirio Melgar, anestesiólogo de 51 años.

La causa para beatificar a Romero se inició a nivel local el 24 de marzo de 1994 y en 1996 pasó a Roma, donde el expediente se encuentra en la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, a la espera de avanzar a la Congregación para la causa de los SantosLos fieles vestían camisetas blancas o negras alusivas a la fecha.

Los actos se iniciaron en la capilla del hospital de enfermos de cáncer La Divina Providencia, lugar donde al anochecer del 24 de marzo de 1980 Romero fue abatido por un francotirador que contrató la ultraderecha, descontenta por las denuncias desde el púlpito sobre la injusticia social y la represión militar en El Salvador.

Con el crimen y el cierre de los espacios de participación política estalló la guerra civil que finalizó en 1992 tras la firma de acuerdos de paz gobierno-guerrilla.

En 1993, una Comisión de "La Verdad" que creó la ONU, culpó como responsable intelectual del asesinato al mayor del ejército Roberto D´Aubuisson, fundador de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, Derecha), quien murió de cáncer en febrero de 1992.

Este domingo, Jaime García, del directorio del Comité Romero, hizo un relato del informe de dicha comisión que inculpó a D´Abuisson y su entorno.

El oficio religioso lo encabezó el obispo emérito de Santa Rosa de Copán, Honduras, Luis Alfonso Santos, tras el cual los feligreses portando palmas caminaron hacia la cripta de la céntrica catedral donde reposa Romero.

"San Romero de América, corazón del pueblo, a 33 años resucitas en nuestras luchas", se leía en una gigantesca pancarta banca con la silueta en negro del rostro del arzobispo.

El sábado el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, dijo que el país aún espera la "verdad" sobre el crimen y que el ejecutor "actuó bajo órdenes de mentes asesinas de la época, de gente que quería callar la voz de monseñor".

Como una medida de "reparación", Funes instó en 2010 que la ONU proclamara el 24 de marzo como Día Internacional del Derecho a la Verdad y a la Dignidad de las Víctimas de Graves violaciones de los Derechos Humanos.