Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Internacional

Sector de la tecnología en EEUU golpeado por el escándalo Prism

Las revelaciones sobre el vasto programa estadounidense de recopilación de datos Prism comienza a pesar sobre las empresas de tecnología...

Las revelaciones sobre el vasto programa estadounidense de recopilación de datos Prism comienza a pesar sobre las empresas de tecnología de Estados Unidos, bajo presión para dar más detalles acerca de su colaboración con la agencia de espionaje NSA.

Una organización sectorial, la Alianza de Seguridad en la Nube (Cloud Security Alliance, CSA), indicó en un estudio reciente que el 10% de sus usuarios fuera de Estados Unidos ha cancelado un contrato con un proveedor de servicios en la nube de Internet desde las filtraciones sobre el Prism, y el 56% dijo ser menos propenso a utilizar los servicios de una empresa estadounidense.

Otro estudio publicado este mes por un grupo de reflexión, la Fundación para la Tecnología de la Información y la Innovación (ITIF), también cree que los proveedores de servicios de computación en red de Estados Unidos podrían perder de 22.000 a 35.000 millones de dólares en los próximos tres años a causa del escándalo de Prism.

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), que supervisa el Prism, es acusada de espiar las comunicaciones electrónicas globales intercambiadas en servicios en línea como Facebook, Google y Skype en el marco de este programa, de acuerdo con las revelaciones en junio del exconsultor de la NSA Edward Snowden, un estadounidense actualmente refugiado en Rusia.

Daniel Castro, autor del estudio de la ITIF considera que la pérdida de confianza en las empresas tecnológicas de Estados Unidos podría dar lugar a medidas proteccionistas que perjudicarían en especial a los servicios en la nube, un sector de rápido crecimiento.

Según él, las empresas estadounidenses del sector podrían perder su supremacía en Estados Unidos y en el ámbito internacional en la "nube" y ceder 10% a 20% a las empresas extranjeras en los próximos cinco años.

"El riesgo es que un país como Alemania declare que a partir de ahora se tiene que ser alemán para proporcionar servicios de datos informáticos en Alemania", dijo a la AFP.

"No creo que eso ayude a nadie. Nos beneficiamos del libre comercio y la fuerte competitividad en el sector de la tecnología", agregó.¿Una nube europea?Para Castro, las revelaciones acerca de la vigilancia electrónica de la NSA "podrían alterar fundamentalmente la dinámica del mercado" de servicios en la nube, debido a la preocupación en Europa sobre lo que se ve como una forma de espionaje estadounidense.

El presidente de Estonia, Toomas Hendrik, incitó el mes pasado a la Unión Europea a desarrollar su propio sector en la nube, y señaló que el 95% estaba dominado por empresas estadounidenses.

Algunos analistas creen que las pérdidas podrían incluso superar las previsiones de la ITIF, si las repercusiones del caso empiezan a pesar sobre los servicios destinados al gran público, como el correo electrónico o los motores de búsqueda.

El analista James Staten, de la firma especializada Forrester Research, estima que, además de una pérdida de clientes extranjeros, los propios usuarios de Internet en Estados Unidos pueden buscar servicios en la nube fuera de Estados Unidos.

"Si se suma todo, se llega a una pérdida neta para el sector de los proveedores de servicios de Internet de unos 180.000 millones de dólares en 2016, esto es, una disminución de alrededor del 25% para el total del mercado de servicios de tecnologías de la información", señala Staten.

El sector de la tecnología ha reaccionado en varios frentes, mediante la presentación de demandas y llamados al gobierno de Barack Obama a ser más transparente, con la esperanza de disipar los temores acerca de cómo se comparte información privada.

Ross Schulman, de la Asociación de la Industria de la Informática y las Comunicaciones (CCIA), dijo que persisten la dudas sobre el volumen de datos recopilados por el gobierno estadounidense."Si es menos de lo que se teme, podría ayudar a restaurar la confianza. Si es más, podría generarse un debate informado sobre las prácticas de control", indicó.

Sin embargo, "en la situación actual, es difícil ir a ver a los clientes y decirles que la nube es el mejor lugar para almacenar sus datos".