Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Internacional

ONU ordena la destrucción de armas químicas sirias

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el viernes por la noche por unanimidad una resolución que ordena al régimen de Bashar al Asad ...

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el viernes por la noche por unanimidad una resolución que ordena al régimen de Bashar al Asad la destrucción de sus armas químicas, la primera sobre Siria desde el inicio del conflicto.

"La comunidad internacional cumplió su misión [...] Es la primera señal de esperanza en Siria en mucho tiempo", dijo el secretario general Ban Ki-moon sobre la primera resolución que adopta el máximo órgano de la ONU desde el inicio del conflicto en marzo de 2011.

Hasta el momento, Rusia y China habían opuesto su veto a tres proyectos de texto. Casi simultáneamente a la votación, Bann anunció que una nueva conferencia de paz sobre Siria, denominada "Ginebra 2", se realizará a mediados de noviembre para intentar organizar una transición política. La resolución del Consejo de Seguridad fue aprobada con el voto de sus 15 miembros, entre ellos los cinco permanentes con derecho de veto (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña), y los dos rotativos en representación de América Latina, Argentina y Guatemala.

El texto prevé la posibilidad de que ese órgano pronuncie sanciones si el plan de desarme no es respetado. Sin embargo, no se trata de sanciones automáticas. En caso de que Siria viole sus compromisos, será necesaria una segunda resolución, lo que deja a Rusia una alternativa de bloqueo.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, señaló en ese sentido que habrá que "probar al 100%" que Damasco no cumple con lo acordado y las sanciones deberán ser "proporcionales" a las violaciones. Las autoridades chinas anunciaron este sábado su satisfacción por la adopción, aunque manifestaron el deseo de que "resista a la prueba de la realidad".

El presidente estadounidense, Barack Obama, había calificado el viernes de "gran victoria de la comunidad internacional" el acuerdo sobre la resolución tras ásperas negociaciones entre Washington y Moscú, aliado de Damasco.

La jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton dijo este sábado en un comunicado que la resolución "constituye un paso adelante para una respuesta internacional unida frente a la crisis siria".

Sin embargo, la organización Human Rights Watch (HRW) criticó la resolución reprochándole que "no hace justicia" a las víctimas del conflicto.

"Esta resolución no consiguió que se haga justicia por los cientos de niños gaseados y otros muchos crímenes graves", lamentó Philippe Bolopion, representante ante la ONU de HRW.

La oposición pide "objetivos claros" para la conferencia de paz Siria aceptó adherirse a la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas en el marco de un acuerdo ruso-estadounidense negociado en Ginebra tras un ataque con gas sarín que dejó cientos de muertos cerca de Damasco en agosto.

Estados Unidos y sus aliados acusan al régimen sirio de haber cometido este atentado.

Damasco, con el apoyo de Rusia, niega ser responsable del mismo y afirma que fue un acto de provocación de la rebelión, que apuntaba a desatar los bombardeos occidentales contra el régimen.

Todos los lugares enumerados en la lista oficial entregada por Siria a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) el 19 de septiembre deben ser inspeccionados a más tardar 30 días después de la adopción de este texto.

Pese a la perspectiva de desarme, Naciones Unidas anunció que sus expertos iban a investigar siete lugares de presuntos ataques químicos, entre ellos dos que se habrían producido tras el del 21 de agosto.

En Nueva York representantes de la oposición siria expresaron su satisfacción ante el acuerdo sobre una resolución, aunque mantuvieron sus condiciones para participar en una eventual conferencia de paz.

"Estamos contentos porque algunas de nuestras demandas fueron aceptadas", dijo el presidente de la Coalición Nacional Siria, Ahmad Jarba. Sin embargo, añadió que ese grupo "deseaba una resolución más clara con relación al Capítulo VII", que se refiere al uso de la fuerza militar.

Con relación a la participación de la coalición opositora en una conferencia de paz, Jarba dijo: "Estamos a favor de la paz, queremos estar allí (en una conferencia de paz), pero el objetivo (del encuentro) debe ser bien claro".

Una primera conferencia en junio de 2012 no dio resultados debido a divisiones en la oposición siria y la comunidad internacional. Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohani, dijo en una rueda de prensa al margen de la Asamblea General de la ONU que "para Ginebra o cualquier otra reunión internacional [...] Irán aceptará activamente la invitación y participará por el bien del pueblo sirio".

Antes de la votación en la sede de la ONU, el consejo ejecutivo de la OPAQ había aprobado en La Haya una hoja de ruta para la destrucción del arsenal sirio antes de mediados de 2014. "Esperamos tener un equipo en el terreno, en Siria, la próxima semana", declaró el portavoz de la OPAQ, Michael Luhan.