Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Internacional

Papa elogia valores del rugby con jugadores de Argentina e Italia

El papa Francisco elogió los valores que promueve el rugby, como un deporte de equipo, al recibir este viernes en el Vaticano a las sele...

El papa Francisco elogió los valores que promueve el rugby, como un deporte de equipo, al recibir este viernes en el Vaticano a las selecciones de Argentina e Italia, a las que pidió que recen por él para que pueda trabajar también "en equipo" con sus colaboradores de la Curia Romana.

Las dos selecciones, que disputarán el sábado en Roma un partido amistoso, fueron recibidas en la imponente sala Clementina del palacio apostólico.

El pontífice argentino, apasionado de fútbol, reconoció en un discurso que el rugby es un deporte "duro", pero que exige "gran lealtad y respeto".

"El rugby es un deporte muy simpático y lo veo así porque es duro, hay mucho contacto físico, pero no hay violencia sino gran lealtad y respeto", aseguró ante dirigentes, técnicos y jugadores de los dos países."En el rugby se corre hacia la meta. Esta es una palabra muy hermosa que nos hace pensar en la vida.

Porque toda nuestra vida también va hacia una meta y es una búsqueda dura, que nos pide lucha y compromiso, pero lo importante es no correr solos", explicó el pontífice.A los jugadores les deseó, hablando en italiano, que pongan en práctica los valores del rugby en su vida diaria.

"Como obispo les deseo que todo eso lo apliquen también fuera del campo, en la vida de todos los días", dijo el papa, quien les deseó que jueguen el sábado "un gran partido"."Me gustaría asistir, pero aquí no me dejan ir", comentó tras ser invitado.

El capitán de la selección argentina, más conocida como Los Pumas, Juan Manuel Leguizamón, contó luego en una charla con la prensa la emoción que le suscitó el encuentro.

"Fue un momento sumamente especial, fuerte. íCompartir con nuestro papa Francisco! Algo increíble, inolvidable, inigualable", dijo."Nos sentimos muy afortunados y privilegiados de estar acá, en su casa, visitándolo", aseguró.

Para el capitán italiano, Sergio Parisse, quien habla perfectamente español por ser de origen argentino, fue un encuentro que "transmitió serenidad, alegría, bellísimo.

Una experiencia única y especial", afirmó.Los capitanes de las dos selecciones entregaron al papa un árbol de olivo, "emblema de la paz", que será simbólicamente instalado en el estadio Olímpico de Roma y después sembrado en los jardines vaticanos.

Los jugadores regalaron al papa camisetas de las dos selecciones, entre ellas una de argentina con la inscripción "Francisco".Al término del encuentro el pontífice pidió a los jugadores con su tradicional estilo sencillo que "recen por mí, para que forme un buen equipo con mis colaboradores y llegue a la meta".