04 de Oct de 2022

Internacional

La Audiencia Nacional deja en libertad provisional a un militar que Perú reclama por delitos de lesa humanidad

Augusto Gabilondo García del Barco queda en libertad provisional y deberá presentarse cada 15 dias en el juzgado mas cercano a su domicilio. 

EuropaPress_4521807_fachada_audiencia_nacional_14_junio_2022_madrid_espana
Fachada de la Audiencia Nacional, a 14 de junio de 2022, en Madrid (España).Carlos Luján | Europa Press

La Audiencia Nacional ha acordado la puesta en libertad sin fianza del militar peruano Augusto Gabilondo García del Barco, detenido el pasado viernes en Fuengirola (Málaga) en virtud de una orden internacional de extradición expedida por las autoridades judiciales de su país de origen por la comisión de un presunto delito de lesa humanidad.

El magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 5, Santiago Pedraz, acordó el mismo día de su detención la puesta en libertad provisional de Gabilondo, si bien fijó como medida cautelar que comparezca cada quince días en el juzgado más próximo a su domicilio habitual, que se le retire el pasaporte y que esté localizable mientras se resuelve el expediente de extradición. Además, le ha prohibido abandonar el país sin previa autorización judicial.

En su auto, recogido por Europa Press, el juez indica que en el presente caso se está ante delitos de lesa humanidad, pero recuerda que la medida de prisión provisional es "de naturaleza excepcional" por lo que sólo se justificaría "en presencia de las exigencias constitucionales que, con carácter general, autorizan acudir a ella".

MEDIDAS DE CONTROL

En este caso, dice, a la vista de las circunstancias personales, familiares y laborales concurrentes en la persona reclamada, así como las circunstancias y relativa gravedad de la conducta por la que es reclamado, procede acordar la libertad provisional de la persona reclamada con las medidas de control descritas.

En los antecedentes de hecho, Pedraz indica que el Ministerio Fiscal, en la vista celebrada tras la detención, interesó su puesta en libertad provisional con comparecencias, retirada de pasaporte y prohibición de salida del territorio nacional, algo a lo que se adhirió la defensa pero con medidas menos gravosas.

Recuerda además que el reclamado se ha negado a aceptar la entrega en extradición simplificada, fórmula que se recoge en el Tratado de Extradición entre España y Perú.