Temas Especiales

25 de Sep de 2020

América

Controlar el crimen y salir adelante

LA HABANA. En Cuba, el paso de los huracanes “Gustav” y “Ike” ha amplificado los efectos del bloqueo económico a la isla y han vuelto c...

LA HABANA. En Cuba, el paso de los huracanes “Gustav” y “Ike” ha amplificado los efectos del bloqueo económico a la isla y han vuelto crítica una situación que ya de por sí no era la mejor. Es por ello que, en la actualidad, todo el que puede vender algo lo hace, el que puede robar algo lo roba para vender o simplemente para su subsistencia.

El hurto, la substracción, el intercambio de todo tipo de productos, objetos, artículos se ha convertido en un modo de vivir del ciudadano que no recibe remesas del exterior o no tiene posibilidades de adquirir el llamado peso convertible. Ante esta crítica situación la Fiscalía General de la República ha anunciado el endurecimiento de medidas de carácter penal para los que se sorprendan cometiendo estos “delitos”.

COMBATIENDO EL CRIMEN

Según conocí en la oriental provincia de Holguín, tras la devastación, fueron sancionados 2 panaderos que le ocuparon 150 libras de pan, que revendían al precio de 25 pesos (1,25 pesos convertibles) —el pan tiene un precio fijado en la red de distribución de 10 pesos en moneda nacional—; estos ciudadanos fueron castigados a 1 año de privación de libertad con trabajo correccional. Es un ejemplo de cómo el gobierno central con medidas coercitivas y penales pretende contrarrestar estas actividades.

La policía, amparada en las nuevas regulares de la fiscalía ha comenzado a actuar, realizando registros a personas que transitan con bolsas, mochilas o bultos que a sus ojos pueden contener mercancías robadas, o simplemente obligando a los conductores a abrir los portamaletas de autos y ómnibus para revisar sus pertenencias. Según numerosas personas entrevistadas, se le teme a los excesos en nombre del orden.

También se ha producido una contracción de intermediarios y transportistas que trasladaban los productos del agrícola a los mercados de la ciudad por el temor a que sean revisados o decomisados los productos por las autoridades.

NUEVOS RETOS

Este fenómeno que atraviesa la sociedad cubana por estos días, no es sólo el resultado lamentable de los 2 huracanes, es la confluencia de varios factores como la ineficiencia administrativa, el descontrol, la apatía acumulada, la crisis ali mentaria mundial, los elevados precios del combustible y, claro está, el efecto demoledor del férreo bloqueo económico de los Estados Unidos.

Esta aguda situación, que bien puede catalogarse de crisis, será resuelta sólo con el abastecimiento adecuado. Para que esto ocurra, el país tiene que ser productivo, eficiente y lograr que el salario tenga el valor de cambio necesario que le permita a los ciudadanos su subsistencia decorosa.

Sin dudas, Cuba afronta ahora nuevos e importantes retos: generar medidas enérgicas y eficientes para controlar la especulación y el delito, y levantar su economía. Recuperar el país y levantarse en estas circunstancias es una urgencia que todos los cubanos esperan con inmensa ansiedad.