Temas Especiales

17 de Jan de 2021

América

Obama sigue rompiendo nudos

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cumplió con una de sus promesas de campaña al levantar todas las restriccion...

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cumplió con una de sus promesas de campaña al levantar todas las restricciones a los viajes de cubano-estadounidenses a su país de origen, así como a enviar remesas de dinero a sus familiares en la isla.

En el decreto al respecto, Obama también autorizó a las compañías de telecomunicaciones de Estados Unidos a solicitar licencias para hacer negocios en Cuba, con la intención explícita de aumentar el flujo de información que recibe el público de la isla.

Además, se ampliarán los tipos y a la cantidad de bienes de carácter humanitario que pueden enviarse a Cuba desde Estados Unidos.

El decreto marca el primer cambio sustantivo en la política de Washington hacia la isla desde que Obama llegó a la presidencia hace casi tres meses.

LA CUMBRE

Estas medidas, tomadas en vísperas de la Quinta Cumbre de las Américas que se celebrará del viernes al domingo en Trinidad y Tobago, recibieron aplausos en filas de organizaciones de la sociedad civil que hace mucho exigen el levantamiento del embargo comercial de Estados Unidos contra Cuba.

Pero algunas de esas organizaciones criticaron al gobierno de Obama por no ir aun más lejos.

“Todos estos pasos son bienvenidos. Pero lo correcto sería permitir todos los viajes de estadounidenses a Cuba, abrir el comercio y comprometerse con La Habana diplomáticamente y resolver los problemas en interés bilateral”, dijo la directora del Centro para la Democracia en las Américas (CDA), Sarah Stephens.

OPORTUNIDAD HISTÓRICA

“El presidente tiene una oportunidad histórica, no de ser el último presidente de la Guerra Fría sino de ser el primer presidente que da vuelta la página en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba”, agregó. “Creo que él hará más, y que éste será el primero de muchos pasos hacia una mejor relación con Cuba.”

Al mismo tiempo, cubano-estadounidenses anticastristas deploraron la decisión. “El presidente Obama cometió un grave error al aumentar unilateralmente los viajes y remesas de cubano-estadounidenses a la dictadura cubana”, dijeron los representantes Lincoln Díaz-Balart y Mario Díaz-Balart, del opositor Partido Republicano y elegidos en el sudoriental estado de Florida.

“Las concesiones unilaterales alientan a la dictadura a aislar, encarcelar y tratar brutalmente a activistas pro-democráticos y a continuar dictando qué cubanos y qué cubano-estadounidenses pueden entrar en la isla”, además de que “aportan apoyo financiero a la dictadura”, dijeron los legisladores.

REACCIONES

Otros legisladores cubano-estadounidenses, como el también republicano de Florida Mel Martínez, coincidieron en la preocupación de los hermanos Díaz-Balart de que el gobierno del presidente Raúl Castro pueda beneficiarse financieramente, en especial por el levantamiento de las restricciones a las remesas.

Sin embargo, Martínez consideró que la decisión de Obama representa “buenas noticias para las familias cubanas separadas por la falta de libertades en Cuba”. El decreto “ayuda a las familias en estado de necesidad”, agregó.

Que Obama podría aliviar las restricciones impuestas por su antecesor, George W. Bush (2001-2009), era algo que se sabía desde antes de las elecciones del 10 de noviembre pasado.

PROMESA CUMPLIDA

El propio Obama realizó en mayo de 2008 los anuncios al respecto en Miami, principal bastión anticastrista de este país, ante una de las organizaciones más importantes de esa comunidad, la Fundación Nacional Cubano-Estadounidense (CANF).

Se preveía que el presidente realizaría el anuncio antes de la cumbre en Trinidad y Tobago, pues todos los jefes de Estado latinoamericanos con los que Obama se reunirá han pedido a Washington el levantamiento del embargo y la normalización del vínculo con La Habana.

Pero “no creo que esto impresione mucho a la mayoría de los jefes de Estado latinoamericanos”, sostuvo el experto en asuntos cubanos William LeoGrande, decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Americana.

“Ellos pedían novedades de Estados Unidos hacia Cuba, y esto no es realmente una no vedad”, dijo LeoGrande a IPS.