Temas Especiales

28 de Mar de 2020

América

Índice de rotación de ministros

Esta semana, cuando Argentina nombró a su sexto ministro de Economía en los últimos seis años, resultó difícil no concluir que debería h...

Esta semana, cuando Argentina nombró a su sexto ministro de Economía en los últimos seis años, resultó difícil no concluir que debería haber un nuevo indicador económico destinado a medir la confiabilidad de los países: la duración de los ministros de Economía en sus cargos. Se lo podría llamar el “índice de rotación de ministros”, o “la puerta giratoria”, y debería figurar en las tablas de datos económicos junto a los índices de crecimiento, inflación, exportaciones e importaciones que publican el Banco Mundial y otras instituciones internacionales. El índice que estamos proponiendo dejaría a varios países latinoamericanos bastante mal parados. Consideremos:

En Argentina, los seis ministros de Economía que han ocupado ese cargo desde que el ex presidente Néstor Kirchner —quien, según todo el mundo, sigue siendo el verdadero poder detrás del trono— asumió su cargo en mayo del 2003 son: Roberto Lavagana, Felisa Miceli, Miguel Peirano, Martín Lousteau, Carlos Fernández y —desde el martes— Amado Boudou. Tiempo promedio en el cargo: 12 meses.

En Ecuador, desde la asunción del presidente Rafael Correa en enero del 2007, hubo cuatro ministros de Economía: Fausto Ortiz, Magdalena Barreiro, Vilma Salgado y Elsa Viteri. Tiempo promedio en el cargo: siete meses.

En Venezuela se han producido nueve cambios en el Ministerio de Finanzas —el cargo clave para la política económica del país— desde que el presidente Hugo Chávez asumió la presidencia en 1998. La primera ministra de Finanzas de Chávez fue Margarita Izaguirre, quien fue sucedida por José A. Rojas, el general Francisco Uson, Nelson Merentes, Tobías Nobrega, nuevamente Nelson Merentes, Rodrigo Cabezas, Rafael Isea Romero y Alí Rodríguez. Tiempo promedio en el cargo: 14 meses.

Claudio Loser, un analista del instituto Diálogo Interamericano, con sede en Washington, D.C. y ex director del departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, me dijo que le gusta la idea de crear un índice de rotación de ministros de Economía. Con demasiada frecuencia, cuando las cosas andan mal, los presidentes destituyen a sus ministros de Economía en vez de corregir las malas políticas económicas, afirmó. “Es un reflejo de la poca importancia que tienen los ministros de Economía en muchos de estos países”, dice Loser. “Los presidentes eligen ministros débiles en muchos casos porque no quieren un ministro que les diga que no pueden aumentar el gasto público. Y cuando les dicen eso, los despiden, como si fueran fusibles”.

El analista económico argentino Roberto Cachanosky dijo en un artículo publicado en el diario La Nación que “el tema de fondo es que no hay economista que pueda resolver una crisis como la que atraviesa Argentina, embretada en inflación con recesión, si detrás de ese economista no hay un gobierno que genere confianza... En la era Kirchner, no sólo no hay reformas estructurales sino que, además, la imprevisibilidad en las reglas de juego ha destrozado el sistema productivo”.

Quizás no sea coincidencia que un informe reciente de la Comision Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas pronosticó para este año una caída del 40% de las inversiones extranjeras en Latinoamérica. Esa disminución se debe, en gran parte, a la crisis económica global, pero podría ser mitigada en varios países si se les ofreciera a los inversores un mayor nivel de estabilidad, según afirman los economistas. La buena noticia es que otros países latinoamericanos han tenido relativamente pocos de ministros de Economía en los últimos años. En Chile, donde el ministro de Finanzas tiene a su cargo la principal responsabilidad en política económica, la presidenta Michelle Bachelet ha tenido sólo un funcionario en el cargo —Andrés Velasco— desde que asumió el poder en marzo del 2006. En Brasil, donde el Ministerio de Finanzas también está a cargo de las principales políticas económicas, sólo ha habido dos ministros de Finanzas —Antonio Palocci y Guido Mantega— desde la asunción del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en enero del 2003. Colombia ha tenido tres ministros de Finanzas —Roberto Junguito, Alberto Carrasquilla y Oscar I. Zuloaga— desde agosto del 2002, cuando asumió el presidente Alvaro Uribe.

Mi opinión: No resulta sorprendente que el 80% de toda la inversión extranjera en Sudamérica el año pasado se concentró en apenas tres países: Chile, Brasil y Colombia, según la CEPAL. Es cierto, posiblemente incidan otros factores, pero es muy significativo que la gran mayoría de las inversiones extranjeras en la región se concentren en los tres países en que los ministros de Economía o Finanzas no cambian constantemente. El “índice de rotación de ministros” está muy presente en la mente de los inversores, aunque no lo llamen por ese nombre.