Temas Especiales

26 de Oct de 2020

América

Secuestró un avión por ‘revelación divina’

MÉXICO. Un hombre de nacionalidad boliviana llamado Josmar Flores Pereira y que aseguró ser pastor evangelista fue detenido ayer como p...

MÉXICO. Un hombre de nacionalidad boliviana llamado Josmar Flores Pereira y que aseguró ser pastor evangelista fue detenido ayer como presunto responsable del secuestro en la capital mexicana de un avión de Aeroméxico procedente de Cancún, con 104 pasajeros a bordo.

Según informó el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, el detenido, amenazó con hacer estallar unos explosivos si no era atendido por el presidente del país, Felipe Calderón.

García Luna aseguró que Flores Pereira nació en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) el 21 de mayo de 1965, estuvo recluido en el penal de Santa Cruz por un delito de asalto a mano armada, llegó a México hace 17 años y es adicto a las drogas y el alcohol.

El detenido, que vivía en Oaxaca (sureste de México), salió hace cinco días hacia Cancún para participar en una actividad religiosa.

Flores Pereira se identificó como pastor religioso y dijo que en pleno vuelo tuvo “una revelación divina que le condujo a esa acción”, explicó el ministro mexicano.

Según García Luna, el detenido señaló que ayer era día 9, del mes 9, del año 2009 y que si volteaba la hoja, esta fecha se podía leer como 6, 6, 6 (número del diablo según algunas supersticiones).

El secuestrador explicó que interpretó estas cifras como la amenaza de que sucedería un fuerte terremoto en México por lo que quiso tomar el control de la nave.

La intención del secuestrador, quien no logró acceder a la cabina del piloto, era que la aeronave diera siete vueltas alrededor del aeropuerto y ser recibido posteriormente por Calderón.

Josmar Flores tiene en Internet una página web, desde la que vende DVD y donde se declara “un evangelista internacional, con un testimonio impactante de cómo Dios lo rescató” de la cocaína y el alcohol.

García Luna dijo que se estudiará cuál es el delito que se le imputará a Flores Pereira.

El secuestro de la aeronave mexicana concluyó tras 45 minutos de incertidumbre después de que las fuerzas de seguridad de México accedieran al avión y detuvieran al secuestrador.

Muchos a bordo no se enteraron de la situación hasta que aterrizaron. Y después bajaron del avión en calma, incluso con su equipaje de mano, para abordar autobuses.

“Realmente no supimos lo que pasó”, dijo la pasajera Rocío García entrevistada por la cadena Televisa , aclarando que les avisaron por los altavoces del avión de la situación.

Tras la acción policial, en la que no se disparó ningún arma ni provocó heridas a ningún pasajero ni a la tripulación, las autoridades aseguraron que nunca hubo un explosivo en la aeronave.