Temas Especiales

27 de Jun de 2022

América

Buscan reactivar economía

CARACAS. I mpulsar el crecimiento, controlar la inflación y sostener el empleo serán los grandes objetivos de Venezuela a corto plazo, ...

CARACAS. I mpulsar el crecimiento, controlar la inflación y sostener el empleo serán los grandes objetivos de Venezuela a corto plazo, anunció ayer un equipo de ministros previendo que 2009 terminará con un crecimiento del PIB cercano a cero o tal vez negativo y una inflación de 27%.

En una rueda de prensa, los titulares de Economía, Alí Rodríguez, y de Planificación, Jorge Giordani, y el presidente del Banco Central, Nelson Merentes, reiteraron que para aliviar la economía habrá nuevas emisiones de bonos, pero descartaron una devaluación del bolívar, cuya tasa de cambio oficial es de 2.15 por dólar.

“Pudiésemos estar este año cercanos al cero” de crecimiento del PIB, aseguró Merentes, antes de admitir: “Probablemente podamos decrecer”.

Para 2010, los responsables previeron que el crecimiento será de 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

El PIB venezolano acumula un retroceso de 1% en el primer semestre de 2009 después de haber crecido un 4.8% en 2008.

“Creemos que ya hemos llegado al (punto) mínimo”, insistió Merentes, explicando que hay indicadores que muestran “un punto de inflexión” positiva en el último trimestre.

Sobre la inflación, los ministros reconocieron que es un tema “complejo” y previeron que los precios aumenten un 27% este año y entre 20% y 22% en 2010.

Pese a todo, los ministros subrayaron que el país “aguanta” frente a la crisis mundial, y subrayaron su política social “inclusiva” y su objetivo de poner la economía “al servicio del desarrollo humano”.

“Esta es una crisis estructural del capital (...) Aquí no hubo tanto impacto porque se tomaron medidas. El gobierno de (el presidente Hugo) Chavez no le teme a la transparencia”, aseguró Giordani.

Por su parte, Rodríguez reiteró que habrá nuevas emisiones de bonos como la realizada la semana pasada por 4,991 millones de dólares, que tuvo una demanda cuatro veces superior a la oferta, lo cual muestra la escasez de dólares en este país.

Rodríguez no dio montos ni fechas pero sí admitió que uno de los objetivos es controlar el mercado de cambio.

Esta venta de bonos en bolívares permite a empresas y particulares obtener del Estado dólares a un precio superior al oficial (2.15 bolívares por dólar) pero inferior al del mercado paralelo.

Al introducir esta liquidez en el mercado, el precio del dólar no oficial retrocede. Según el gobierno, la diferencia entre el cambio oficial y el paralelo no debe ser de más de 60% a finales de este año.

En la rueda de prensa no se divulgó el esperado paquete de medidas económicas destinadas a enderezar la economía y los responsables se concentraron en los objetivos macroeconómicos del gobierno.

“No lo vamos a decir todo hoy. Esto es como una novela, poquito a poquito (...) Siempre están esperando el paquete pero este gobierno toma medidas todos los días”, aseguró Giordani, previendo anuncios de cada ministerio para lograr los ob jetivos propuestos.