03 de Dic de 2022

América

Cuba pasa a la ofensiva

LA HABANA. El líder cubano Fidel Castro y la televisión estatal salieron ayer al paso de las críticas internacionales y de la oposición ...

LA HABANA. El líder cubano Fidel Castro y la televisión estatal salieron ayer al paso de las críticas internacionales y de la oposición por las supuestas torturas y la muerte del prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo, fallecido el 23 de febrero al cabo de una huelga de hambre de 85 días.

“En nuestro país jamás se torturó a nadie, jamás se ordenó el asesinato de un adversario, jamás se mintió al pueblo”, aseguró el ex presidente Fidel Castro, primer secretario del gobernante Partido Comunista.

CASTRO DEFIENDE A LULA

Castro defendió al presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien visitó la isla coincidiendo con la muerte del reo. Señaló que “los que están al servicio del imperio” criticaron a Lula por no pronunciarse sobre el historial de derechos humanos de la isla ”utilizando para ello viles calumnias” que siempre usan contra Cuba.

La muerte de Zapata, un albañil de 42 años, tras dos meses y medio de huelga de hambre, motivó consternación en EEUU, la UE y amplios titulares en la prensa internacional, así como la “indignación” de la disidencia cubana, que reportó 120 detenciones temporales esta semana.

MEDIO LOCAL RESPONDE A CRÍTICAS

En respuesta a las fuertes opiniones de “algunos medios de prensa y determinados gobiernos”, la televisión estatal mostró un reportaje de 10 minutos, donde sostiene que Zapata “fue alentado” a la huelga y que recibió una atención médica especializada, aunque no pudo salvarlo por su estado de depauperación. Su muerte fue “lamentada” por el presidente Raúl Castro, quien también negó torturas o asesinatos, y el diario oficial Granma señaló que Zapata era un preso con delitos comunes, utilizado por los enemigos de la revolución.

RECHAZAN LA PROPAGANDA

En imágenes que algunos opositores atribuyen a cámaras ocultas, aparece la madre de Zapata, Reina Luis Tamayo, visitando el hospital y declarando que “tenemos la plena confianza de.. la preocupación y todo lo que se está haciendo por salvarlo”.

La disidencia interna rechazó los argumentos oficiales.

“Las autoridades tienen que defenderse de algún modo y en este caso no lo hacen bien”, dijo el opositor Manuel Cuesta Morúa, quien sostuvo que en el reportaje “no hay ninguna prueba de que alguien haya instigado a Zapata a hacer su huelga”. “Lo mejor que hacen las autoridades es guardar silencio”, agregó.

Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco —esposas y familiares de presos políticos— dijo que Zapata “no tuvo la atención médica en el momento indicado, fue una atención médica tardía, por lo tanto, seguimos planteando que lo dejaron morir”. Tras la muerte de Zapata, su madre, acusó al gobierno cubano de “asesinato premeditado” y de haber “torturado” a su hijo en prisión.