23 de Feb de 2020

América

Llaman a paro cívico nacional

TEGUCIGALPA. Miembros de Miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) bloqueaban ayer, miércoles, carreteras de Honduras p...

TEGUCIGALPA. Miembros de Miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) bloqueaban ayer, miércoles, carreteras de Honduras para pedir el regreso al país del ex presidente Manuel Zelaya y en apoyo a una protesta de maestros contra la transferencia de la autoridad educativa a los municipios.

En el llamado ‘paro cívico nacional’, en Tegucigalpa, miles de zelayistas interrumpieron el flujo de vehículos con neumáticos incendiados en el bulevar Fuerzas Armadas, una de las arterias más transitadas al sur de la ciudad, provocando severos embotellamientos.

El subcoordinador del FNRP, Juan Barahona, indicó a la AFP que los bloqueos de carreteras se llevaban a cabo en una docena de lugares en los departamentos de San Pedro Sula (norte), Olancho y El Paraíso (este), Comayagua (centro), y Colón (costa Atlántica).

Barahona precisó que las manifestaciones obedecen al planteamiento de la asamblea del FNRP del 26 de febrero, en que delegados de los 18 departamentos del país, más el llamado departamento 19 de los migrantes a Estados Unidos, pidieron el regreso del ex presidente Manuel Zelaya.

‘También estamos en apoyo a los maestros, (por) la no privatización de la educación’, explicó. Los educadores, unos 60.000 agrupados en seis sindicatos, han protestado en las calles durante cerca de cinco semanas contra un proyecto de ley que transfiere a las municipalidades el control de la educación pública, lo que ha provocado enfrentamientos con la policía.

Barahona aseguró que Zelaya ha sido sometido a un ‘juicio político y la Corte Suprema de Justicia no tiene voluntad de resolverlo’. ‘No nos queda más que seguir luchando para que sean derogados los juicios políticos y que Zelaya pueda regresar sin condiciones al país’, sentenció. Un juez hondureño ordenó el viernes mantener abiertos los juicios por corrupción contra Zelaya, tras el golpe de estado del 28 de junio 2009.