28 de Oct de 2021

América

Ex presidente gana la batalla

GUATEMALA. El ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo, absuelto el lunes de un desvío millonario de dinero del Ministerio de la Defe...

GUATEMALA. El ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo, absuelto el lunes de un desvío millonario de dinero del Ministerio de la Defensa, comenzó, ayer, martes, una nueva batalla para evitar su extradición a Estados Unidos, que lo reclama por lavado de unos 70 millones de dólares.

Portillo (2000-2004) fue juzgado con sus ex ministros de Finanzas, Manuel Maza, y de la Defensa, Eduardo Arévalo, acusados de malversar 15 millones de dólares del ministerio de la Defensa en 2001, pero fueron absueltos por el Tribunal Undécimo de Sentencia Penal el lunes, aunque la Fiscalía anunció que apelará.

‘La sentencia absolutoria es el primer peldaño, nos queda el segundo peldaño, que se deseche la extradición por no tener ningún fundamento legal’, dijo a periodistas ayer, martes, el abogado del ex mandatario, Telésforo Guerra. ‘Estamos seguros que con el fallo se viene abajo la extradición’, afirmó Guerra, quien gestionaba la libertad condicional del ex mandatario, quien está recluido en una base militar, que fue otorgada por el tribunal en su fallo.

La justicia de Estados Unidos reclama al ex gobernante, de 59 años, por el lavado de unos 70 millones de dólares durante su mandato, pero la misma solo se podrá concretar después de que culmine el proceso en Guatemala, luego de las apelaciones. Según Guerra, la extradición es improcedente porque ‘la convención de Naciones Unidas sobre lavado de dinero entró en vigor en 2004 y lo que se imputa (a Portillo) es del 2001 y en segundo lugar Estados Unidos renunció profesamente a la extradición en materia de lavado de dinero y no se puede aplicar’. Afirmó que la convención de extradición de ‘1903 tampoco es aplicable’ por ser obsoleta.

El ex mandatario también reconoció que su proceso legal ‘no termina aquí, va a seguir la lucha jurídica y hay un camino largo por recorrer’, para evitar la extradición.

‘Esto no termina, yo lógicamente estoy feliz y contento (con el fallo). En parte afecta la extradición porque en ella se mete el mismo delito de peculado y el mismo testigo’, el salvadoreño Armando Llort, cuyo testimonio suponía una de las fortalezas de la Fiscalía.

El Tribunal desestimó el testimonio de Llort contra Portillo y sus ministros por considerar que estaba acostumbrado ‘al engaño, farsa y el fraude’.

Llort era presidente del estatal Crédito Hipotecario Nacional guatemalteco cuando supuestamente se produjo la malversación, y ahora está preso en Estados Unidos por fraude.

Portillo dijo que la Corte de Constitucionalidad (CC), máxima instancia judicial de Guatemala, puede revocar la extradición, que ya fue autorizada por un tribunal.

‘La CC tiene un elemento para darse cuenta del gran montaje que se ha hecho y que lo armaron en Estados Unidos para perseguirme políticamente’, subrayó.

Portillo dijo que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, un órgano de la ONU que colabora con la Fiscalía y que era querellante en la causa por peculado, nunca debió meterse porque no se trataba de cuerpos ilegales de seguridad ni estructuras criminales’ dentro del Estado.