Temas Especiales

20 de Oct de 2020

América

Desapariciones acechan a pueblo de Cuancamé

MÉXICO. Varios hombres armados ‘llegaron en la madrugada, cuando estaban dormidos, y se llevaron a mis hermanos’ en Cuancamé, un pueblo ...

MÉXICO. Varios hombres armados ‘llegaron en la madrugada, cuando estaban dormidos, y se llevaron a mis hermanos’ en Cuancamé, un pueblo en el estado de Durango (norte), narra José Esparza, quien desde 2009 documentó 200 casos de desaparecidos en la zona sin lograr que se aclaren. Esparza habla por teléfono desde su lugar de residencia en San Antonio (Texas) porque en Durango, ubicado en la ruta del narcotráfico que une la costa del Pacífico con la frontera con Estados Unidos, el tema de las desapariciones parece estar condenado a un mutismo que ni las autoridades se muestran dispuestas a romper. En la capital estatal, del mismo nombre, han aparecido desde abril seis fosas comunes con -hasta ahora- 218 cadáveres contabilizados. Es el mayor hallazgo de este tipo en México.La búsqueda de cadáveres y fosas podría extenderse a otros municipios incluido Cuencamé dijo el subsecretario de Seguridad Pública de Durango, Juan Rosales, en conferencia de prensa. Las denuncias de desaparecidos se han multiplicado en todo México. Según la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos, 5.397 quejas se registraron desde diciembre de 2006 cuando el gobierno lanzó una ofensiva militarizada contra el narcotráfico que deja 37.000 muertos. El día del secuestro, la madre de los Esparza trató de refugiarse con ocho nietos en la sede de la policía municipal, pero el jefe de la corporación les cerró las puertas por temor.

Un mes después también él fue secuestrado, recordó José Esparza. Los secuestros de sus tres hermanos, dos hombres de 34 y 38 años y una mujer de 32 plagiados junto con un trabajador, fueron los primeros reportados en enero de 2009 en Cuencamé, de 33.000 habitantes y ubicado a las orillas de una represa.