Temas Especiales

29 de Oct de 2020

América

Multitudinaria marcha de estudiantes chilenos

CHILE. Decenas de miles de personas protestaron por quinta vez en menos de dos meses en Santiago para exigir una mejor educación pública...

CHILE. Decenas de miles de personas protestaron por quinta vez en menos de dos meses en Santiago para exigir una mejor educación pública, en una manifestación que esta vez fue autorizada por el gobierno y que volvió a derivar en incidentes con la Policía.

La multitudinaria marcha —60,000 personas según la Policía, 100,000 según los organizadores— reunió en Santiago a estudiantes, profesores, padres y trabajadores de otros gremios, como el de la industria del cobre, y empleados públicos.

Otras ciudades como Valparaíso y Concepción se unieron a la protesta. Vestidos con sus uniformes, portando pancartas en las que señalaron que ‘la educación se está muriendo de hambre’, disfrazados y otros bailando, los manifestantes caminaron varios kilómetros por la céntrica avenida Alameda y calles aledañas para desembocar en la céntrica Plaza Almagro.

‘Yo marcho porque tengo dos hijos y no me alcanza, ellos van a terminar endeudados por muchos años y yo no quiero eso para ellos. Le pido al presidente que se ponga la mano al corazón y entienda a la gente que ya no puede pagar los créditos’, dijo a la AFP Graciela Hernández, una de las manifestantes.

La marcha se inició en las afueras de la Universidad de Santiago y avanzó por varias cuadras de la avenida Alameda, la principal arteria del centro de Santiago, pero se desvió hacia el sur antes de pasar por el frente de la casa de Gobierno. Vecinos de casas aledañas al recorrido acompañaron a los estudiantes con cacerolazos y tirándoles agua para refrescarles, en un día primaveral en Santiago.

El tono pacífico cambió casi al final de la manifestación, cuando un grupo de encapuchados se enfrentó con piedras y palos con agentes policiales sobre el céntrico Paseo Bulnes, a escasos metros del palacio presidencial de La Moneda. Igualmente se vieron escenas de vandalismo en que encapuchados arremetieron contra semáforos o señales de tránsito.

Agentes de fuerzas especiales dispersaron a los manifestantes con chorros de agua y gases lacrimógenos. En medio de las revueltas se registró el incendio de un automóvil y el apedreo de edificios, constató la AFP. Los incidentes se extendieron por varios minutos y contrastaron con el carácter pacífico que tuvo en su mayoría la manifestación.

REFLEXIONAR

En tanto, el ministro del Interior de Chile, Rodrigo Hinzpeter, llamó ayer, martes, a ‘reflexionar’ a los dirigentes estudiantiles y al colegio de profesores para acabar con las marchas.

Los resultados de ayer deben llamar a reflexión al país entero, y especialmente a los dirigentes estudiantiles y al colegio de profesores (sobre) hasta qué punto las marchas están siendo dañinas para nuestra convivencia social, dijo Hinzpeter.

‘Rechazamos todos los actos de violencia que se han suscitado después de la marcha pacífica y exitosa que hemos tenido en la jornada de ayer’, señaló en su cuenta de Twitter la líder estudiantil Camila Vallejo.

PERMISO

La manifestación fue autorizada por el gobierno y su trazado consensuado con los estudiantes y profesores, a diferencia de lo que ocurrió el jueves pasado, cuando la Policía impidió a los manifestantes marchar y arrestó a más de 800 personas.

La fuerte represión policial de ese día fue criticada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Con este gesto estudiantes mostraron flexibilidad, mientras que el gobierno su apertura a retomar el diálogo, tras inconstantes encuentros con los jóvenes.

Las convocatorias estudiantiles han sido las más masivas desde el retorno a la democracia en Chile en 1990, luego de los 17 años de dictadura del fallecido Augusto Pinochet.