20 de Feb de 2020

América

Protesta de Wall Street se extiende

EEUU. La protesta contra el corporativismo de Wall Street ha entrado en su tercera semana sin desinflarse e incluso extendiéndose a otra...

EEUU. La protesta contra el corporativismo de Wall Street ha entrado en su tercera semana sin desinflarse e incluso extendiéndose a otras ciudades de Estados Unidos, en el marco de un movimiento que parece cercano a la revuelta de los ‘indignados’ en España u otros países de Europa.

UNIÓN SOLIDARIA

Boston, Chicago, Los Ángeles, muy pronto Washington: las movilizaciones contra el sistema financiero, la codicia y los recortes en el presupuesto federal estadounidense van surgiendo aquí y allá, con una participación muy diferente.

En Boston, unas 3 mil personas marcharon el pasado sábado para protestar contra la avaricia de las corporaciones y para que los bancos detengan las ejecuciones hipotecarias, en una movilización que se saldó con 24 detenidos.

En Los Ángeles, en cambio, eran apenas 50 las personas que manifestaban ayer en apoyo a la ‘ocupación’ de Wall Street, que empezó el pasado 17 de septiembre y que parecía languidecer hasta que recibió un inesperado espaldarazo publicitario el fin de semana.

En efecto, lo que parecía ser una movilización más terminó con el bloqueo durante un par de horas del tradicional puente de Brooklyn, en el sur de Manhattan y no lejos de Wall Street, y la detención de 700 personas, la mayoría de ellos liberados el pasado domingo.

Los manifestantes buscan ahora aprovechar el empujón y crecer como lo han hecho otros movimientos similares, tal el caso de los ‘indignados’ en España.

Lanzado a mediados de mayo en Madrid, este movimiento civil en el que participan españoles de todas las regiones y niveles sociales y profesionales es una manifestación del hartazgo de la gente común frente a sus líderes políticos y el establishment financiero.

En el caso de la convocatoria para ‘ocupar Wall Street’, comenzó con una convocatoria del movimiento anarquista Adbusters y otros grupos de izquierda a través de internet, y ha atraído además a ecologistas, ONGs de defensa de los derechos humanos, así como presencias individuales de veteranos de guerra, profesores universitarios, estudiantes.

Las razones para manifestarse son muy diferentes también: el rechazo a la continuidad de las prácticas corporativistas en Wall Street a pesar de la crisis de 2008, los recortes en el presupuesto federal estadounidense en áreas como la educación, la brutalidad policial, el calentamiento climático, etc.

‘Cada uno tiene una razón y un objetivo diferente para estar aquí’, dice en ese sentido Anthony, de 28 años y participante activo en la protesta neoyorquina.

Si por ahora el movimiento ‘tiene un mensaje positivo’ para ‘hacer oír nuestras voces’, como señala otro manifestante de 49 años y ex trabajador de la construcción, las cosas pueden tomar otro cariz rápidamente, como quedó en claro el pasado sábado añadió.