Temas Especiales

04 de Mar de 2021

América

El futuro está en marcha

El pasado 12-F empezó un futuro que debe construirse desde el presente, día a día, sin descanso y sin abandonar las líneas maestras que ...

El pasado 12-F empezó un futuro que debe construirse desde el presente, día a día, sin descanso y sin abandonar las líneas maestras que hicieron posible la enorme votación de ese día. Henrique Capriles Radonski obtuvo un triunfo enorme. Merece nuestro reconocimiento. Tanto él como el equipo que condujo su victoria, especialmente los dirigentes de Primero Justicia, tienen ahora la enorme responsabilidad de dirigir a la alternativa democrática frente al menguado Hugo Chávez, de ganar las elecciones y hacer respetar el resultado electoral para gobernar en un proceso de transición que ya está en marcha. No les faltará apoyo sincero y desinteresado, ni en la campaña electoral ni para darle soporte al gobierno de amplitud y unidad nacional que Capriles deberá encabezar.

En esta hora de emoción desbordada y grandes esperanzas, quiero sumarme al reconocimiento universal que se hace al trabajo de la Mesa de Unidad Democrática –MUD- y a la Comisión Electoral de Primarias, en las personas de sus figuras más emblemáticas, Ramón Guillermo Aveledo y Teresa Albanes. Quizás ellos mismos no han medido la magnitud del servicio prestado a la nación. El trabajo ha sido impecable. La unidad nacional trasciende partidos, grupos políticos y sociales, personalidades independientes e intereses que aún siendo legítimos, son secundarios. El sentimiento de unidad que hoy existe será fundamental para derrotar esta caricatura que nos gobierna.

Desde hace muchos años aprendimos de nuestros maestros que los pueblos no votan ni por el pasado ni por agradecimiento. Votan por la esperanza. Ese es el factor que los impulsa a ponerse de pie, derribar obstáculos y luchar hasta la victoria, siguiendo a quienes logran despertarla y darle contenido. Es ahora responsabilidad del liderazgo que recibe el mandato del 12-F estar a la altura. Henrique no defraudará esa confianza. Bajo su conducción cerraremos filas. Daremos el concurso de nuestros esfuerzos sin condiciones ni regateos. Merecidamente se ha ganado el apoyo de los demócratas de Venezuela y el mundo.

A este Hugo Chávez, desesperado, desubicado, amargado y profundamente triste por la cercanía del final, le recomendamos que se ocupe más de su deteriorada salud que de retener el poder a como de lugar. Debería dedicarse por entero a prolongar su vida lo más que pueda, ya que lo otro será imposible para él. No podrá prolongar su permanencia en el poder. La salida está condicionada por los resultados electorales del próximo 7 de octubre. Entregará la presidencia por las buenas o por las malas. Sus arrebatos totalitarios no encontrarán instrumentos para desconocer la voluntad de la nación. La Fuerza Armada la respetará y la hará respetar, aunque algunos de los actuales ‘jefes’ declaren en sentido contrario. Se quedarán solos y nuevamente abandonados por quien se entregó tanto el 4F-92 como el 11A-2002. La inmensa mayoría de la oficialidad quiere hacer bien las cosas, civilizada e institucionalmente. Así será.

ANALISTA