25 de Sep de 2022

América

Diálogo inicia con buen pie en Cuba

CUBA. Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia arrancaron el segundo tramo de las conversaciones de paz con las autorida...

CUBA. Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia arrancaron el segundo tramo de las conversaciones de paz con las autoridades de su país este lunes anunciando un cese el fuego unilateral, una medida bien recibida por analistas.

CESE AL FUEGO

Los líderes guerrilleros ordenaron a sus miembros ‘el cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la fuerza pública y los actos de sabotaje contra la infraestructura’, dijo Iván Márquez, jefe de la delegación de las FARC al entrar a la mesa donde se entrevistará con el gobierno.

Es la primera vez en 13 años que esa guerrilla cesa unilateralmente sus operaciones ofensivas.

La medida, que coincidirá con la Navidad y el Año Nuevo, entrará en vigor desde la medianoche de este lunes hasta el 20 de enero de 2013, explicó Márquez, el alias de Luciano Marín Arango.

‘Esta decisión política de las FARC es una contribución decidida a fortalecer el clima de entendimiento necesario para que las partes inicien el diálogo, alcancen el propósito deseado por todos los colombianos’, expresó.

Márquez hizo el anuncio al ingresar junto con su delegación a un centro de convenciones al oeste de La Habana donde comenzaron las negociaciones que podrían poner fin a 50 años de conflicto en Colombia.

Cuba, uno de los facilitadores del proceso junto con Noruega, Venezuela y Chile, funge como anfitrión de las conversaciones después de una primera ronda de diálogo de paz en Oslo hace un mes.

‘Lo que acaba de anunciar (las FARC)... es una decisión, muy, muy vanguardista y muy importante’, dijo a The Associated Press en una breve entrevista telefónica Piedad Córdoba, ex senadora y líder del grupo no gubernamental Colombianas y Colombianos por la Paz.

Para Córdoba la medida le da ‘peso al proceso’ negociador y compromete en él a la sociedad civil.

El 6 de septiembre, cuando las FARC anunciaron quiénes serían sus negociadores en la mesa, el presidente Juan Manuel Santos descartó que la fuerza pública y militar hagan un cese el fuego, una política ratificada el 15 de noviembre cuando alegó que su posición no buscaba humanizar al conflicto sino terminar con él.

No hubo comentarios por parte del gobierno en Bogotá en lo inmediato y la oficina de prensa del Ministerio de Defensa indicó que el titular de esa cartera, Juan Carlos Pinzón, estaba con el presidente Santos reunido en la casa de gobierno.

El cese de las hostilidades era pedido por varios grupos de activistas de derechos humanos como la Red de Iniciativas por la Paz y contra la Guerra (Redepaz).

Ninguna de las partes puso una fecha para finalizar las conversaciones, pero ambas aseguraron que esperan que sea un proceso ágil y eficaz.