Temas Especiales

30 de Nov de 2020

América

Capriles está en vías de ganar

Dado el impulso de su campaña y el cambio positivo en la agresividad de la misma, Henrique Capriles Radonsky está en condiciones de obte...

Dado el impulso de su campaña y el cambio positivo en la agresividad de la misma, Henrique Capriles Radonsky está en condiciones de obtener el triunfo en las elecciones de la próxima semana, el 14 de abril.

Nicolás Maduro pensó que el efecto Chávez perduraría en unas elecciones a tan corto plazo, pero el mismo, al pasar de los días y de la frustración ciudadana por el manejo de las finanzas del país, rápidamente se ha disipado. Se culpa a Maduro de las continuas devaluaciones sufridas por el bolívar, siendo la última la pasada semana cuando se subastaron 200 millones de dólares que según el Swiss Bank se habría pagado un promedio por dólar de 10.20 bolívares, más del cambio oficial, ya devaluado hace un mes a 6.20 por dólar.

Además, las tantas mentiras dadas en torno a la muerte de Chávez se las atribuyen al interés de los cubanos en imponer a Nicolás como Presidente, cuando de acuerdo a la Constitución venezolana quien debía sucederlo en caso de muerte era el Presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello. Cada día se confirma más que, como lo sugerí a través de las páginas de La Estrella de Panamá, Chávez murió mucho antes del 5 de marzo pasado. Maduro no ha levantado cabeza ni siquiera entre sus seguidores. Intentando serlo, simplemente no es Chávez, por lo que hay quejas de que Nicolás no se ha mostrado como es. Se le nota poco preparado, repetitivo, agresivo pero sin contenido. Su principal promesa ha sido la de combatir la violencia y la inseguridad ciudadana, algo difícil de creer porque durante los más de 14 años de chavismo Venezuela se ha convertido en uno de los países más inseguros del Continente, siendo una de sus causas la connivencia de las autoridades con los criminales.

Capriles, en cambio, es garantía de que al país le podría mejor económicamente. Ahora mismo la inversión extranjera ha llegado a sus niveles más bajos. Capriles es en cierta forma garantía de ayuda externa porque combatiría la imagen que contra la propiedad privada ha generado el actual régimen, calificándolo a nivel mundial, entre 140, como el último que da garantías a la propiedad privada y a la seguridad jurídica del país.

Si bien las autoridades electorales están controladas por el chavismo, será difícil ocultar la gran diferencia de votos que se espera pueda obtener el candidato opositor. La campaña es entre Maduro y Capriles. Chávez está muerto. Lo que el pueblo le aguantaba a él, dudo que se lo quieran aguantar a una persona sin carisma alguna como Maduro; él simplemente no es Chávez. Aún los chavistas quisieran pasar la página de Chávez y lograr que en el país haya paz y más oportunidades. Sólo Capriles les brinda esa oportunidad.

POLÍTICO