Temas Especiales

20 de May de 2022

América

Actos criminales repudiables

El hecho reciente de que varios países europeos negaran el sobrevuelo de un avión presidencial, sabiendo que a bordo iba el Presidente d...

El hecho reciente de que varios países europeos negaran el sobrevuelo de un avión presidencial, sabiendo que a bordo iba el Presidente de un país amigo, como lo es Bolivia, con otras personas, no solo constituye un hecho insólito e irresponsable, sino que es, de hecho, un acto criminal, inamistoso y repudiable que debe llevarse hasta las últimas consecuencias legales. Se violaron acuerdos internacionales de aeronavegación, de derechos humanos y de relaciones diplomáticas. Esta actuación de supuestos países democráticos nos muestra en qué estado se encuentran miembros relevantes de la UE y la ONU.

Ninguna excusa es válida ante este atentado criminal contra civiles desarmados que volvían a su país de origen desde Rusia. La desfachatez es tal que, en su delirio de persecución, dieron como excusa que en ese vuelo viajaba Snowden. ¿Qué tratan de silenciar u ocultar a la población mundial, para llegar a estos extremos? Este gravísimo incidente demuestra también, un alto grado de temor, por posibles divulgaciones, como de dependencia de las potencias europeas.

Rusia debe manifestarse oficialmente, igual el resto de países europeos. Esto no puede quedar en pedir excusas y retórica diplomática. Debe haber sanciones y medidas para que esto no vuelva a ocurrir en un mundo, supuestamente, civilizado.

Lo cómico es que estos países europeos no negaron su espacio aéreo, ni su territorio, para vuelos y cárceles clandestinas, conduciendo seres humanos secuestrados para ser torturados. ¿Qué clase de gobiernos tienen? ¿Qué clase de moral y humanismo?

Mientras tanto, el Presidente Obama hace turismo por el continente negro, raza y color a los que no les hace honor (tampoco las Rice ni Powell) y tuvo hasta la osadía de querer saludar al gran Madiba, símbolo mundial de dignidad, coraje y honradez que merece todos los premios por su abnegado servicio a la humanidad y la paz y no solo un Nobel, que se entrega a cualquiera sin méritos. Si las visitas no son para hacer turismo, ¿por qué no llevó propuestas de solidaridad y equidad, solo eso, a África y resto de América?

Pero estos hechos son necesarios para que la población mundial analice por qué las convulsiones de los pueblos y los acertados y necesarios cambios que se dan en Centro, Suramérica y el Caribe y no sigan comiendo cuentos de doble discurso. Deben ver claro y con hechos, en manos de quiénes siguen los pueblos del mundo. Lo de Egipto fue un engaño más, siguen apoyando a una casta de militares corruptos.

MUNDO EN MARCHA