Temas Especiales

01 de Jun de 2020

América

Proponen diálogo para cerrar litigio

BOGOTÁ. Un gobernador provincial, cuya región está entre las más afectadas por una huelga agraria, convocó a una reunión con los ministr...

BOGOTÁ. Un gobernador provincial, cuya región está entre las más afectadas por una huelga agraria, convocó a una reunión con los ministros del Interior y de Agricultura y voceros de los manifestantes para buscar una salida a la protesta que mantiene carreteras bloqueadas y escaramuzas en distintos puntos del país.

El central departamento de Boyacá, una región eminentemente agrícola, ha visto desde el inicio del paro el 19 de agosto varias de sus carreteras hacia el sur y centro del país obstaculizadas por manifestantes que cortan árboles y los atraviesan en los caminos, con la consiguiente respuesta de la policía antimotines.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos mantiene que su administración de tres años ha entregado en ese período al menos 4 billones de pesos (unos 2,100 millones de dólares) en subsidios y apoyos directos a los agricultores y que la manifestación carece de razones. A su vez ha exigido que se levanten los bloqueos viales.

Sin embargo, voceros de los gremios agrícolas y analistas dijeron que un factor que guía la protesta es una baja en los precios de los productos, causado principalmente por las importaciones y el contrabando, que se suma a otros que datan de hace décadas como la ausencia de vías para sacar los productos desde las zonas rurales hasta los grandes mercados, así como alzas en los precios de fertilizantes y combustibles, entre otros, que han generado una reducción en el margen de ganancia de los productores.

La reunión de la jornada fue convocada por el gobernador de Boyacá Juan Carlos Granados porque la principal vía de su departamento, que da acceso a Bogotá, se ha visto bloqueada desde el inicio del paro ya que la mitad de los 1.2 millón de habitantes se dedica al cultivo de papa y cebolla.

A la cita prevista en la sede de la gobernación debieron acudir los ministros del Interior Fernando Carrillo y de Agricultura Francisco Estupiñán, así como 12 voceros de los manifestantes, dijo el gobernador.

CIERRES Y PROTESTAS

Al menos tres puntos de la carretera desde la capital de Boyacá a Bogotá permanecen bloqueados, agregó Granados.

Al menos 27 personas fueron detenidas y 14 agentes policiales resultaron con heridas leves en enfrentamientos con manifestantes en un nuevo intento de desbloquear la carretera.

En todo el país manifestantes sostienen una veintena de piquetes en siete de los 32 departamentos colombianos, según ha informado la policía.

Para Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia que reúne a las 48 grandes federaciones y gremios del país, los reclamos de los pequeños y medianos cultivadores son justificados aunque no apoya la huelga.

Colombia, dijo Mejía, produce unas 30 millones de toneladas anuales de alimentos, 85% de ellos agrícolas y el resto en productos pecuarios.

Al menos 2.8 millones de personas, de los 47 millones de habitantes del país, están directamente vinculados al sector de la agricultura, agregó el dirigente.

César Pachón, uno de los voceros de al menos 47 mil familias dedicadas al cultivo de papa en Boyacá, dijo que los cultivadores están muy molestos por la actitud de las autoridades debido a que el 7 y 8 de mayo, cuando realizaron una primera huelga, ‘creímos en el gobierno y nos engañó porque no cumplió’ los convenios que incluían la entrega de unos 40 mil millones de pesos (unos 21 millones de dólares) en subsidios.

‘Nos ofrecían un dinero... pero aquí ya no es de dinero, es de importaciones, de políticas’ agrarias para todo el país, dijo Pachón.