Temas Especiales

30 de May de 2020

América

Santos pide calma ante la dura crisis

BOGOTÁ. El presidente Juan Manuel Santos sostuvo que el país atraviesa una tormenta a raíz de la huelga de pequeños agricultores que ya ...

BOGOTÁ. El presidente Juan Manuel Santos sostuvo que el país atraviesa una tormenta a raíz de la huelga de pequeños agricultores que ya lleva 10 días y pidió mesura a quienes se alistan para marchar en varias ciudades del país.

‘Tratemos de pasar esta tormenta de la mejor forma posible, después de la tormenta viene la calma’, aseguró el gobernante al aludir al paro agrario en rechazo a los bajos precios en las cosechas y los altos costos en los insumos que hacen que los cultivadores produzcan a pérdida.

NUEVAS QUEJAS

Los campesinos también se quejan por la creciente importación de productos que atribuyen a tratados de libre comercio y convenios comerciales con distintos países que van desde Mercosur, de donde llega leche en polvo, hasta papas de Perú o arroz desde Estados Unidos, entre otros.

El jefe de Estado consideró justas las exigencias de los labriegos quienes, según dijo, han sido víctimas por años del abandono estatal.

‘Hay una crisis en el sector agropecuario, una crisis que tenemos que enfrentar y de la cual vamos a salir adelante’, dijo Santos en una alocución al país desde la sede de gobierno.

El mandatario ratificó una serie de medidas para ayudar a los pequeños cultivadores, principalmente de papa, cebolla y productores de leche del centro del país, desde rebajar a cero el arancel de importación para 23 distintos productos fertilizantes y abonos, actualmente de entre 5% a 10%, pero no ofreció detalles sobre cuándo comenzaría a regir la medida.

CONSECUENCIAS

El paro comenzó el 19 de agosto y se ha desarrollado con fuertes manifestaciones y bloqueos de carreteras principalmente en el centro del país como en el departamento Boyacá, en cuya capital, Tunja, se realizan desde el martes conversaciones entre voceros del gobierno y líderes campesinos para tratar de poner fin al paro.

Desde su inicio las protestas campesinas han dejado al menos dos civiles muertos, medio centenar de personas heridas y al menos 175 detenidos, según grupos de derechos humanos que han denunciado abusos de la fuerza pública y han demandado la renuncia del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

De acuerdo con el Ministerio del Interior unas 45 mil personas participan en las protestas en todo el país, de 47 millones de habitantes, y existen 72 bloqueos en ocho 32 departamentos, la mayoría en Boyacá.

Al menos 29 vehículos han sido incendiados en distintos puntos del país.

Para evitar complicaciones la Secretaria de Educación de Bogotá ordenó suspender las clases en los 360 colegios públicos de la capital colombiana donde estudian unos 900 mil alumnos de entre tres y 18 años.