Temas Especiales

01 de Dec de 2020

América

Violencia y seguridad, focos de la campaña electoral

SAN SALVADOR. Un candidato propone usar francotiradores para combatir a las pandillas. Otro quiere militarizar la seguridad pública y re...

SAN SALVADOR. Un candidato propone usar francotiradores para combatir a las pandillas. Otro quiere militarizar la seguridad pública y recluir a los jóvenes, que no trabajan ni estudian, en granjas donde impera una disciplina militar y así evitar que se unan a los pandilleros.

En un país acostumbrado a la violencia, que soportó una sangrienta guerra civil de 12 años y luego la irrupción feroz de los pandilleros, la inseguridad sigue en el primer lugar de la discusión pública y es el principal tema de las elecciones presidenciales, pues sigue teniendo en ascuas a la población, víctima indiscriminada de las extorsiones y testigo de asesinatos en las calles.

El desespero es tal que algunos candidatos, que se enfrentan mañana en primera vuelta en su disputa por suceder al presidente de izquierda Mauricio Funes, han propuesto soluciones radicales.

PANDILLEROS

La violencia tal vez no llegue a los niveles de 2012, cuando se registraba un promedio de 14 homicidios diarios, según la policía, y cuando los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18 acordaron una tregua para dejarse de matar entre ellos. Tras el pacto de no agresión, hubo una caída de más del 40% en los homicidios de 2011 a 2012.

Los líderes pandilleriles dijeron que la tregua se mantiene firme, pero la violencia generada crece porque las extorsiones a la gente del común, a empresarios, y comerciantes no cesan y quienes se nieguen a pagarlas son asesinados.

En diciembre de 2012 las autoridades descubrieron un cementerio clandestino donde las pandillas enterraron a algunas de sus víctimas. Fueron hallados 24 cadáveres pero las excavaciones continúan. La policía cree que la cantidad de restos pueden ascender a 44.

Por tanto, el hallazgo del cementerio confirmó que los pandilleros siguen matándose entre ellos y asesinando a quienes se niegan a pagar extorsiones.

NARCOTRÁFICO

Las pandillas también están involucradas en el narcotráfico en un país que es tránsito obligado de narcóticos, según las autoridades. Los carteles les pagan en efectivo o con droga, que luego las pandillas venden en el mercado local en un fenómeno conocido como el ‘‘narcomenudeo’’.

La policía explicó que en el occidente del país operaba un cartel llamado Texis, grupo internacional que se dedicada al tráfico de droga y al robo de automóviles que luego vendían en Guatemala y que aparentemente fue desarticulado en septiembre cuando 18 de sus líderes fueron capturados, entre ellos a un inspector de la policía y a un suplente de un ex diputado.

PROPUESTAS

El candidato oficialista Salvador Sánchez Cerén, exguerrillero del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y uno de los favoritos de las encuestas, plantea combatir la delincuencia apoyando a las familias con inversión en las comunidades, una mejor educación, y con una policía ‘ampliada, fortalecida y depurada de corruptos o negligentes’, dijo.

Sus propuestas no son nuevas y prefiere la vía conciliatoria, a diferencia de varios de sus oponentes que plantean el camino de la represión. Su principal rival, según las encuestas, es el alcalde capitalino Norman Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista, Arena, que ha prometido acabar con las pandillas militarizando las ciudades. ‘Estoy decidido a hacer uso de los poderes de la Constitución para militarizar la seguridad pública y establecer granjas militares’, dijo Quijano.

Las granjas militares son instalaciones donde jóvenes ‘en riesgo’, que no estudian ni trabajan y podrían ser tentados por las pandillas, serían sometidos a la disciplina militar. ‘Se levantarían a las cinco de la mañana, harían ejercicios y se dedicarían a oficios como la carpintería y la electricidad’, explicó.

Además, Quijano acusó a Funes de ‘pactar con criminales’ porque cree que el presidente ideó una tregua mal concebida porque trasladó a los líderes pandilleros de cárceles de máxima seguridad a prisiones de menor seguridad, donde tienen acceso a comunicarse con sus lugartenientes y continuar manejando los hilos de la delincuencia tras las rejas.

Otro de los candidatos, Oscar Lemus, abogado y empresario avícola del partido derechista Fraternidad Patriota Salvadoreña, que tiene poco chance de ganar, planteó decretar ‘toques de queda’ y usar francotiradores con veteranos del ejército para luchar contra los pandilleros.

‘Espero que no estén hablando de planes de exterminio’, dijo el director ejecutivo de la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador, Miguel Montenegro, aludiendo a las propuestas de Quijano y de Lemus.

Por su parte, Montenegro cree que la solución es combatir el problema de la pobreza, la falta de empleo, una atención más integral de la niñez y la adolescencia. ‘Hay que apostarle a la educación’, manifestó.