Temas Especiales

23 de Nov de 2020

América

Las protestas en las calles se cobran otra víctima

CARACAS. Un estudiante murió atropellado durante una de las protestas antigubernamental, convirtiéndose en la cuarta víctima tras una se...

CARACAS. Un estudiante murió atropellado durante una de las protestas antigubernamental, convirtiéndose en la cuarta víctima tras una semana de disturbios en la nación petrolera.

El joven de 17 años fue arrollado la noche del lunes cuando participaba de una marcha en la ciudad oriental de Carúpano.

Por su parte, un diputado opositor de la Asamblea Nacional, César Rincones (Acción Democrática) dijo que el joven fue atropellado por un simpatizante del Gobierno. Pero la denuncia no fue confirmada por las autoridades locales. ‘José Ernesto Méndez muere atropellado por un oficialista. Hasta cuándo tanto odio. 17 años, estudiante 5to año. Carúpano’, escribió en su cuenta de Twitter el diputado.

Testigos en el lugar de los hechos dijeron a Reuters que otros tres manifestantes resultaron heridos en un combate cuerpo a cuerpo con el conductor. Uno de los lesionados está internado, grave, en un centro asistencial de la ciudad, agregaron.

DIRIGENTE SE ENTREGA

Leopoldo López, una de las cabezas de la oposición venezolana, se presentó ayer en una multitudinaria marcha y luego de un breve discurso se entregó a las autoridades para enfrentar un proceso por su presunta responsabilidad en los hechos violentos de la semana pasada.

López descartó marchar, como estaba previsto, afirmando que lo hacía para evitar hechos de violencia. ‘Tenía opción de irme, pero no me voy a ir de Venezuela nunca. La otra opción era quedarme escondido en la clandestinidad y no tenemos nada que esconder’, dijo López ante miles de sus seguidores poco antes de caminar hacia un cordón policial que atravesó para entregarse a las autoridades.

Agregó que se presentaba ‘ante una justicia corrupta’ y destacó que si su arresto permite a ‘Venezuela despertar definitivamente, su encarcelamiento valdría la pena’.

‘Les ruego que cuando yo pase y me entregue, les pido por favor que tengamos prudencia, sin confrontación’, dijo López, quien con megáfono en mano y sobre el pedestal de una estatua se dirigió a los manifestantes, muchos de ellos estudiantes.

Resaltó que el lugar escogido para entregarse fue elegido para explicar de viva voz las razones de su lucha. ‘Esta lucha sí es por nuestros jóvenes, sí es por los estudiantes, por los reprimidos, por los encarcelados, por todo el pueblo de Venezuela que hoy está sufriendo colas, escasez, los jóvenes no tienen empleo ni futuro’, enfatizó. ‘No arriesgaré a nadie, no caigamos en violencia’, agregó.

Seguidamente avanzó y se montó en un vehículo blindado de la Guardia Nacional. Fue acompañado hasta el cordón policial por periodistas y un puñado de personas que no pudieron ir más allá de los piquetes policiales.

Por último, el dirigente opositor negó las acusaciones y aseguró que es un ‘perseguido político’.

En otra zona de Caracas, miles de trabajadores de la industria petrolera estatal marchaban hacia el palacio presidencial de Miraflores donde el presidente Nicolás Maduro los recibió. ‘Estamos en respaldo a nuestro comandante en jefe Nicolás Maduro y en contra de los actos violentos de la oposición. Pedir la salida de Maduro es anticonstitucional’, dijo Gabriel Moreno, trabajador de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), vestido enteramente de rojo, el color del oficialismo.

Maduro aseguró que la oposición, con apoyo de Estados Unidos, busca reeditar el golpe de Estado que alejó en el 2002 por apenas unas horas a Chávez del poder. Sin embargo, líderes opositores sostuvieron que sólo buscan acortar su mandato a través de un referéndum revocatorio, permitido por la Constitución para el 2016.

No obstante, pese a que las intensas protestas se han convertido en el mayor reto para Maduro desde su elección , no hay indicios de que puedan poner en juego su continuidad en el poder.