Temas Especiales

06 de May de 2021

América

La derrota de Eric Cantor, golpe bajo para la reforma migratoria

La abrumadora derrota del líder republicano puede soterrar el proyecto de ley de la inmigración, según los expertos

La inesperada derrota del líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, de 51 años, supone un golpe duro para el presidente Barack Obama, sobre todo, en lo que concierne a la ‘costosa’ reforma migratoria.

David Brat, profesor de economía y afín del movimiento ultraconservador Tea Party, aplastó con el 56,5% de los votos a Cantor que obtuvo un 44,4% en las primarias republicanas del distrito 7 de Virginia.

Para los demócratas, la caída del número dos de la Cámara de Representantes, después del presidente John Boehner, se debe a una falta de firmeza en el delicado tema migratorio, pero sobre todo, por haber desatendido a su distrito.

‘La derrota de Cantor tiene menos que ver con el tema de inmigración y mucho más con su falta de atención a su distrito, con su posición de liderazgo en la Cámara, que lo aleja de su distrito’, indicó Robert Menéndez, coautor del proyecto de ley migratorio bipartidista aprobado en junio de 2013 en el Senado. De hecho, una encuesta del distrito publicada antes de las elecciones había señalado que un 65% de los encuestados tenían una opinión negativa de Cantor.

DURO REVÉS

La caída del candidato favorito para suceder a Bohener soterra de nuevo los esfuerzos del presidente Barack Obama de aprobar proyecto de ley migratoria.

El conservador Brat, de 49 años, durante su campaña ha defendido las deportaciones de los inmigrantes ilegales y criticado la suavidad del derrotado legislador, a quien acusó de ‘abrazar la amnistía’.

El desconocido profesor de economía recibió el apoyo de la la conductora de radio Laura Ingraham y la columnista Ann Coulter, quienes dijeron que Cantor estaba ‘podrido por la amnistía’.

Robert Gibbs, asesor de Obama, dijo que ‘cualquier alegría en la Casa Blanca por la derrota de Cantor fue reemplazada rápidamente por la realidad de que este es el final de cualquier avance productivo en el Congreso, legislativamente hablando, ya sea este año o tal vez en los próximos años’.

‘Es imposible imaginar a la Cámara de Representantes avanzando en un tema explosivo como la inmigración después de lo que pasó con el congresista Cantor’, dijo Jim Manley, ex asesor del líder de la mayoría demócrata en el Senado Harry Reid.

Por su parte, el presidente estadounidense trató de restar importancia al ‘huracán’ que se le aproxima y rechazó por completo que la caída del republicano frene concretar una reforma a la ley de inmigración.

‘Es interesante escuchar a los expertos y analistas, y a algunos con sentido común, decir que ahora parece imposible cambiar las leyes de inmigración. Rechazo esencialmente esto y le diré al presidente de la Cámara de Representantes que tiene que rechazar ese concepto’, declaró Obama.

En la misma línea, Dick Durbin, miembro del ‘Grupo de los Ocho’ senadores demócratas y republicanos que elaboraron la propuesta migratoria, expresó que ‘hay un fuerte sentimiento a favor de la reforma migratoria y resultaría vergonzoso permitir que un profesor llamado Brat descarrile los esfuerzos’.

La reforma migratoria es necesaria para mantener el voto hispano, que fue esencial durante las campañas del presidente estadounidense. Sin embargo, el proyecto continúa estancado en la Cámara de Representantes por una ferviente oposición republicana y con la derrota de Cantor, hay pocas esperanzas para lograr un acuerdo para fin de año, meta que había propuesto Obama.