Temas Especiales

14 de May de 2021

América

Familia de Roa Bastos inicia acciones para impedir traslado de sus restos

El Parlamento paraguayo aprobó en 2011 trasladar sus restos al monumento donde descansan otros próceres y símbolos culturales

Familia de Roa Bastos inicia acciones para impedir traslado de sus restos
Augusto Roa Bastos.

La familia del escritor paraguayo Augusto Roa Bastos que reside en Europa anunció hoy que emprendió acciones legales para evitar que los restos del autor sean trasladados del cementerio donde se encuentran hasta el Panteón de los Héroes como aprobó el Congreso en 2011.

La familia hizo el anuncio después de que hoy la ministra de Cultura, Mabel Causarano, avisara de la suspensión del traslado de las cenizas del literato, que estaba previsto para el viernes.

"Ha quedado postergado ese traslado. Pero para evitar que se produzca un día, hemos emprendido ya los trámites legales necesarios para pedir la derogación de la ley 4395/2001 que lo planteaba", dijo en un correo electrónico enviado desde Francia a Efe uno de los hijos del escritor, Francisco Roa Bastos.

Francisco Roa habla en la misiva en su nombre y en el de sus hermanas Silvia Roa Bastos, Aliria Roa Bastos y el nieto del autor Gaspar Roa.

"Si reaccionamos solamente ahora, no es porque 'hemos esperado'. Es porque nadie, ni siquiera nuestra hermana Mirta Roa Mascheroni, nos informó ni nos consultó nunca sobre este asunto, ni en el 2011, ni ahora", añadió.

La ministra Causarano explicó hoy a Efe que la decisión de suspender el traslado responde a la reciente oposición pública de los tres hijos y un nieto del autor que viven en Europa a que los restos del literato sean trasladados del asunceño cementerio de La Recoleta, donde está enterrado, al Panteón de los Héroes.

La reacción de los familiares de Roa Bastos en el extranjero se produjo una semana después de que su hija Mirta Roa, residente en Paraguay y administradora de la fundación que cuida el legado del escritor, anunciara que las cenizas serían conducidas el 27 de junio a uno de los monumentos más emblemáticos de Paraguay.

El Parlamento paraguayo aprobó en 2011 trasladar sus restos al monumento donde descansan otros próceres y símbolos culturales del país, pero lo hizo sin consultar ni a la familia radicada en Paraguay ni a la de Europa, según explicó a Efe Mirta Roa.

"En principio pensé que a mi papá no le habría gustado ese traslado, pero pensando que solo yo y mi hermano cuidamos el panteón familiar y que algún día nos vamos a extinguir, esta es una manera de salvaguardar su memoria", dijo Mirta, hija de Roa Bastos y de Ana Lidia Mascheroni.

La hija primogénita calificó de "absurda" el comunicado de los hijos que Roa Bastos tuvo con Iris Giménez -Francisco, Silvia y Aliria Roa Giménez-, y el nieto Gaspar Roa Dom, y resalta que ninguno de los firmantes le hizo esa petición antes, cuando el proyecto está aprobado por el Congreso desde hace más de dos años.

La parte de la familia que rechaza su traslado pidió que "se respeten las voluntades de un muerto" que, según ellos, dejó por escrito en su testamento que no deseaba que se celebrara ningún acto en homenaje a su persona ni ser enterrado en un lugar diferente al panteón familiar.

Francisco Roa aseguró que la primera noticia del traslado de las cenizas de su padre la tuvo a través de un periodista paraguayo llamado José Luis De Tone, el día 14 de junio del 2014.

"Por eso reaccionamos inmediatamente, y por intermedio de José Luis De Tone, para evitar la violación de las voluntades de Augusto Roa Bastos. Estas voluntades, muy claras y explícitas", añadió.

El acto pretendía ser una expresión de reconocimiento al escritor por parte de sus compatriotas, como sucedió en abril de 2005, fecha de su muerte, cuando fue despedido por miles de paraguayos, dijo su hija.

Mirta Roa recordó que ella no creó la ley ni la solicitó. "A mí tampoco me consultó el Congreso, así que ya basta de ataques personales", dijo.

"Yo les escribí (a los familiares) en enero de este año contándoles los planes que teníamos para el 40 aniversario de su libro 'Yo, el supremo' y nunca me contestaron ni una línea", explicó.