Temas Especiales

29 de Oct de 2020

América

Inicia salida de menores de polémico albergue mexicano

No obstante, todavía quedan cientos de personas en el albergue, donde vivían entre basura, plagas, golpes y abusos de todo tipo

Autoridades mexicanas han comenzado a trasladar a instituciones oficiales de varios estados del país a una parte de los menores rescatados del albergue La Gran Familia, bajo investigación por supuestos abusos y maltratos a unas 600 personas, casi 450 de ellas niños.

Salvador Jara, gobernador del estado occidental de Michoacán, donde está el albergue, y la directora del sistema nacional de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Laura Vargas, indicaron el sábado a la prensa que los primeros 48 menores salieron el viernes con destino a la ciudad de Guadalajara, en el vecino estado de Jalisco, de donde esos niños dijeron ser originarios. Otros 19 menores podrían salir con el mismo destino el sábado por la tarde o el domingo, tran pronto se revise su situación legal.

Asimismo, Vargas indicó que otras 54 personas, de ellas 48 menores y 6 adultos, fueron trasladadas al Estado de México, y 14 niños y niñas llegaron a Guanajuato, en el centro del país. No obstante, todavía quedan cientos de personas en el albergue de la ciudad de Zamora, donde vivían entre basura, plagas, golpes y abusos de todo tipo menores y adultos retenidos, según los primeros testimonios, contra su voluntad.

Al margen de buscarles un nuevo hogar, la Comisión de Atención a Víctimas, una entidad federal, envió expertos a Michoacán y atiende a los menores desde el mismo día de la intervención policial con médicos, psicólogos y trabajadores sociales.

Según un comunicado, ya brindó atención médica a 43 víctimas directas; psicológica a 49 y jurídica a 38; se han realizado dos sesiones de grupo de control de crisis a menores de edad, así como asesoría jurídica a padres, madres y abuelas de los niños.

El sábado por la mañana, Rosa Verduzco seguía ingresada en el Hospital San José de Zamora en situación delicada y a la espera de que se defina su situación legal. Pero quede en libertad o no, previsiblemente tendría que seguir hospitalizada durante varios días, informó a The Associated Press el director del centro, Alfonso Sahagún.

"Tiene un montón de cosas, 20 años de diabética probablemente mal cuidados, por su carácter tan fuerte; arteriosclerosis avanzada, cardiopatías... pero en este momento está perfectamente lúcida, chocada y triste pero lúcida'', añadió Sahagún.

El director del centro sanitario no se pronunció sobre si sus dolencias, la mayoría propias de su condición de casi octogenaria, pudieron haberla hecho perder claridad en algunos momentos, pero subrayó su fuerte carácter y su inteligencia. "Se sabe de memoria los nombres de todos los niños del albergue'', afirmó.

Verduzco, conocida popularmente como Mamá Rosa, ha recibido innumerables muestras de apoyo de políticos e intelectuales de reconocido prestigio dentro y fuera de México, a pesar que las evidencias recabadas por la Procuraduría General muestran que en el albergue que regentaba se acumulaba la basura, los niños eran golpeados y algunos eran objeto de abusos sexuales a manos de trabajadores del centro además de estar privados de su libertad.

La ola de apoyo a Verduzco parece basarse en la creencia de que no fue cómplice de ningún abuso, incluso si su edad avanzada y salud deteriorada le impedían supervisar debidamente el albergue, que llevaba más de seis décadas en funcionamiento y se financiaba con donativos privados y de gobiernos. También refleja un profundo escepticismo hacia el ejecutivo del presidente Enrique Peña Nieto, que destacó la operación contra el albergue como un ejemplo de sus acciones a favor de la protección de la infancia.